Desde entonces el diálogo entre ambos se hizo cada vez más fluido y sincero; estando desde la chiquilla cada vez más pendiente de su enamorado Ángel Viril; él cada vez, que la pillaba a tiro: más incidía en su profundo enamoramiento y cortejo, sabiendo muy claramente -en sus adentros- que pretendía su total conquista, como si fuese un caballero medieval que asalta un castillo o para satisfacer su ego interno, debido al complejo de conquista que le atravesaba la médula de todos sus huesos y que, le hacía avanzar como un gigante por en medio de aquél campo dulce y aún no trillado.

Aunque siempre estuvo muy pendiente de poder chatear nuevamente con Princesita; no dejó pasar la ocasión de escribirle al día siguiente de haber estado ambos chateando por ------- y, lo hizo de esta forma:

Querida Princesita: Estuve todo el tiempo pensando en ti, después de nuestra conversación y tan profundo fue mi pensamiento, que me dormí y enlacé la realidad con un hermoso sueño, que fue como la continuidad de todos los hermosos sentimientos, que vengo sintiendo por ti, desde el primer momento que nos conocimos.

No voy a contarte algunos de los pasajes de mi sueño, porque en gran parte: tengo reparos de que pueda herir tus susceptibilidades; pero que algún día -no lejano-: desearía se convirtieran en realidad...

En el propio correo, le algunas fotos recientes de su persona, como le había dicho en el diálogo que mantuvieron y una quinta foto del lugar donde vivía, cogiendo parte de la playa cercana, con cierta intención de hacerle ver, que el sitio era un lugar apetecible.

Espero que no tardes mucho en conectarte de nuevo o si te es posible me contestes a este e-mail.

Te mando mis respetos afectuosos para tu mamá junto con muchos besos y caricias para ti.

Tuyo siempre, Ángel Viril desde el sur de España.

No consiguió contactar con ella, hasta los primeros días del siguiente mes de febrero y fue ella la que lo sorprendió de nuevo, al decirle: Hola Ángel, ¿cómo estás...?

Él, rápidamente le contestó: bien y ahora mejor, que he conseguido -al estar conectado a esta página- cuando tú has entrado; ¿tu mamá y tu, cómo os encontráis...?

Ella: Muy bien, gracias a Dios.

Acabo de llegar ahora, pues no suelo entrar con mucha frecuencia por esta página...

Él: Te he echado mucho de menos y esperaba que me hubieses contestado al  correo, que te envié, al día siguiente de nuestra última conversación por este medio y tus comentarios a las fotos que te adjunté; pero seguro, que ya te olvidaste de mi o no has visto el correo que te he mandado.

Ella: No lo perdí y lo he leído. Me agradó mucho y, aunque no tuve tiempo de contestarte, pues nos fuimos de viaje a casa de una prima, que vive en un pueblecito cercano al mío -Gibraltar- y ella no dispone de ordenador en casa, ni conseguí conecta me desde un ciber, pues ella estuvo algo indispuesta, esperando su segundo hijo y estuvimos todo el tiempo con ella cuidándola, sin salir de su casa y sólo ahora, que hemos vuelto de nuevo y he encontrado un rato libre, me dispongo a charlar contigo de nuevo.

Él: Y ya se encuentra tu prima mejor y tienes un nuevo primito.

Por aquí también existe una población que se llama Gibraltar, que desgraciadamente es una colonia inglesa, que perdimos hace siglos en una guerra contra los ingleses, denominada de Trafalgar.

Ella: Ahora que he vuelto a mi casa, he salido con la intención de conectarme y ver si podía charlar un rato contigo e incluso abrir la cámara, para que podamos vernos; aunque tengo bastante prisa, pues mi mamá me está esperando aquí en la puerta del ciber.

Estamos bastante preocupadas y confusas, debido a la situación, que se vive en este lindo país.

Él: Sin pedirle su autorización, pinchó sobre el video llamada y rápidamente apareció Princesita -más bonita de lo que se imaginaba.

Yo también acabo de llegar ahora de la calle y siempre que puedo, me conecto por esta página con la intención de poder hablar contigo y tratar de conocernos mejor; pues tengo la intensión de ir a visitarte pronto, si tú me lo permites y consigo encontrar un alojamiento, en familia o en casa de algunos amigos tuyos, que me garanticen un poco mi estancia y no sea excesivamente caro.

Estás muy bonita y me encantaría poder profundizar mucho más en nuestra incipiente amistad; además como es difícil que coincidamos por este medio: podríamos tratar de escribirnos con más frecuencia por los correos e-mail, para tratar de quedar a una determinada hora por este medio, así no se me haría tan larga la espera y poder charlar contigo más asiduamente; pues yo necesito de tus palabras y de tu presencia.

Ella: Muchas gracias, por manifestarme tu interés y por esos elogios que me dices, pero no es para tanto.

Él: Es la verdad de lo que siento, pues estoy muy enamorado de tu persona y tengo verdadero interés en formar pareja contigo lo antes posible -si a ti te parece bien- y sobre todo me preocupa la situación que ambas estáis viviendo ahí, por todas la dificultades y los acontecimientos imprevistos que se puedan producir.

¿Y cómo has pasado el día de la mujer? Yo te mandé un segundo correo felicitándoos a ambas (tu mamá y a ti).

Ella: Si así es, pase un bonito día al lado de mi madre hermosa; pero no he tenido tiempo de contestarte; ya te dije que no tuve oportunidad de acceder a Internet, mientras estuvimos en casa de mi prima; más te agradezco ese detalle...

Si quieres venir a visitarme, yo puedo tratar de buscarte un alojamiento, que no esté lejos de nuestra casa y donde te sientas en familia y aparte de los problemas que están aconteciendo en este mi querido y lindo país, desgraciadamente.

Nuevamente me tengo que marchar, pues hemos salido de compras -mi mamá y yo- y me está esperando en la puerta de este ciber, como te he dicho.

Luego te contesto a tu correo y procuraré conectarme nuevamente por aquí dentro de un par de días, ya que no suelo salir con mucha frecuencia a la calle y mi mamá tampoco quiere que salga sola, ella está más preocupada, que yo: de la situación, que se está viviendo en estos días.

Te mando unos cariñosos saludos y cuídate mucho. Besos.

Él: Gracias tesoro, dale saludos afectuosos a tu mamá de mi parte y te mando muchos besos y caricias.

No hubo contestación; posiblemente se le agotó el tiempo de conexión en el ciber o probablemente no llegó a interesarle mucho la despedida...

Tan ilusionado estaba Ángel Viril con llegar a conocer personalmente a Princesita, que sin dejar de pasar el tiempo empezó a buscar por Internet un vuelo de ida y vuelta a Venezuela, que le fuese adecuado a los sus deseos.

Estuvo consultando durante varios días las diferentes compañías aéreas, que hacía los vuelos desde Madrid a Caracas y aquellos, que le podrían salir más económicos para una estancia de tres meses.

Había comprobado, hasta en dos ocasiones, la fecha de su pasaporte y hasta llegó a calcular exhaustivamente los fondos en metálico de los que disponía para ese ansiado viaje.

Cuando estuvo totalmente convencido de sus posibilidades, para financiarse una estancia tan prolongada; sólo le quedaba esperar la confirmación de Princesita, donde le asegurara, que podía alojarlo en régimen familiar, como él deseaba, especialmente para no tener que correr riesgos innecesarios y además, porque sabía, que de esa forma, le saldría mucho más económico el viaje; pues, estaba seguro: de que, al alojarse en un hotel, le saldría por el doble, cuando menos, para poder financiarse tan larga estancia.

En la mañana del 17 de marzo, al abrir su correo, se encontró un e-mail de su amada Princesita y en él, entre otras cosas, después de agradecerle su gentileza, le anunciaba, que había hablado con su prima, que ya había dado a luz una preciosa niña y le indicaba que podía alojarlo en su casa, que aunque estaba a varios kilómetros de su casa, podríamos alternar nuestras entrevistas, al estar ambas poblaciones bien comunicadas por autobuses en tres ocasiones al día.

No hablaba nada del costo, que habían acordado por mi estancia y Ángel Viril: supuso que, por mucho que la prima le cobrase por alojarlo, no sería tanto como lo que supondría permanecer alojado en un hotel y además, también tenía el convencimiento de que Princesita estaría más libre del control de su mamá, e incluso, ambos podrían gozar de mucha más independencia y tiempo para estar juntos.

En el mismo e-mail, le anunciaba, que a partir de las cinco de la tarde -hora venezolana- de ese mismo día se iba a conectar por la página usual de Internet ----- para tratar de conversar e incluso con videocámara y acordar más concretamente lo del viaje y la estancia en casa de su prima.

Ángel Viril, calculó detalladamente la diferencia horaria existente para no errar en su conexión y con una diferencia horaria de seis horas, sabía que a partir de las once de la noche españolas, seguro que era el momento, que debía estar conectado para alcanzarla.

Por la tarde de este mismo día -desde las cuatro de la tarde españolas- mantuvo Ángel su ordenador conectado con la página del chateo de ------ y aunque sabía, que ella no se conectaría hasta siete u ocho horas más tarde: él quiso ser prevenido, para no perderse esa conversación tan deseada y tan vital para su proyectada visita a Princesita.

No habían pasado, diez minutos de las once de la noche españolas, cuando Ángel apreció en la pantalla, que Princesita se estaba conectando y se anticipó a ella para saludarla: Hola de nuevo, mi reina, a lo que le contestó ella: Hola, ¿cómo estás... y agregó: Feliz cumpleaños...

Él: Ni se había percatado, que estaba cumpliendo años, pues nadie le había felicitado, ni lo tenía en cuenta desde hacía años y, rápidamente le contestó: Gracias cariño, eres la única persona, que se ha acordado de mi cumpleaños, ni yo mismo me había dado cuenta de que era hoy.

Ella: ¿Cómo así...?

Él: Por aquí es muy normal, pues hace años, que no tengo en cuenta ese día, ni lo celebro, etc. Pero te lo agradezco enormemente y te lo agradezco con el alma el hecho, de que te hayas acordado tú...

¿Cómo estáis vosotras...?

Ella: Muy bien gracias a Dios

Él: Ya sabes, si tu prima me aloja en su casa...

Ella: Hablé de ello con mi mamá y me ha dicho, que no le haga compromiso a mi prima, ni a nadie, que lo mejor es - si tengo confianza en ti y deseo verte- que te alojes en mi casa, con nosotras, pues tenemos una habitación vacía y siempre es mejor, para andar de un lado para otro y es mucho mejor, para que nadie tenga nada que hablar o suponer lo que no es y como tú eres mayor que yo, con una edad parecida a de mi mamá, que a todo el mundo, que se interese o pueda preguntar, le diremos que eres hermano de mi mamá, pues ella tiene un hermano de tu edad, que pocos conocen y que vive en Bogotá.

Él: ¡Qué linda la idea de tu mamá...!

Eso lo hace: porque seguramente, no quiere, que nadie pueda hablar mal de ti o pueda imaginar cosas que no son.

A mí me parece estupendo, así podemos conocernos mucho mejor los tres.

Si quieres le dices: que yo puedo pagar alguna cantidad por mi estancia, pues no quiero ser una carga más para vosotras y ya me siento muy dichoso, de que tu mamá: quiera alojarme en su casa.

Te aseguro que mi comportamiento será exquisito y no deberá tener ninguna preocupación, ni temor conmigo; aunque debes advertirle, que yo estoy muy enamorado de ti y también, que no soy ningún monje...

Ella: Yo le he hablado a mi mamá de ti desde el primer momento, en que empezamos a conocernos y ella me aconseja muy bien, siempre es mi gran amiga y creo que por quererme tanto, es por lo que está muy interesada en conocerte de cerca...

Yo diría que es una mujer muy fuerte, aunque desde la muerte de mi papá: ha decaído mucho y la consume la tristeza, pero tiene mucho carácter y siempre quiere las cosas por derecho; más si es fuerte de carácter: más calidad como persona tiene y no quiere titubeos...

Él: Esas son las personas, que más me agradan a mí; porque siempre se las ven venir y hablan con la verdad en la cara.

Yo voy a empezar a preparar mi viaje desde Internet, es posible que llegue en avión al aeropuerto de Caracas  y de ahí tomaré otro vuelo hasta tu localidad o que me acerque a ella lo más posible.

Te pediría que me indiques - si puedes- cuál es el medio más rápido para llegar desde Caracas hasta Santa Bárbara...

Ella: Bien, lo haré y te mando un correo.

Ahora tengo que irme de nuevo, para que mi mamá no se preocupe, pues cuando tardo mucho, se pone enferma pensando que ha podido pasarme algo.

Él: Dale a tu mamá mis afectuosos saludos y muchos besos y caricias para ti.

¡Cuídate mucho y que Dios os bendiga a las dos!

Ella: Gracias, igualmente para ti y amén...

Inmediatamente se cortó el video llamado y Ángel Viril se dedicó a buscar nuevamente su vuelo de ida y vuelta a Caracas, para una estancia de 3 meses; pero esta vez con la intención de reservar los vuelos, que más le interesasen.

De experiencias anteriores, ya había comprobado, que cuando se buscan los vuelos por Internet: hay que hacerlo inicialmente comparando las dos o tres agencias más importantes que aparecen en la pantalla, buscando los vuelos entre 20 ó 30 días anticipadamente y para fechas próximas los martes o sábados; ya que, muchos viajeros, suelen hacerlo a final de mes o durante la semana; después podemos consultar varias de las compañías aéreas que hacen esa ruta y comparando los precios y horarios, podemos llegar a alcanzar una buena información para comprar el vuelo por Internet, mediante el pago con la tarjeta de crédito, aprovechando alguna oferta.

Siguiendo estas pautas, nuestro sesentón encontró vuelos de ida y vuelta, muy asequibles y más baratos que en otras compañías consultadas; en ------- líneas aéreas, que le salía la i/v por 786 euros; así que, sin hacer otras averiguaciones, se dispuso a comprar su billete -en clase turista- de ida para el 15 de abril, que resultó ser martes y parecía que era una fecha ideal, para conseguir buen precio; quizás, porque en esa fecha, muchas personas no vuelan, debido al dicho, muy extendido: " en martes, ni te cases, ni te embarques..."; muy propio de aquellos individuos que son supersticiosos; pero a él no le importaba dichas creencias, si con ello se ahorraba unos pocos de euros, pues llevaba desde siempre incrustado en su ser: hacer economía, siempre que la ocasión se le podía presentar. La vuelta, forzosamente para el 14 de julio, con objeto de permanecer 90 días, como turista en Venezuela.

Posteriormente, cuando Princesita le indicase la forma de llegar hasta Santa Bárbara de Zulia, tomaría el medio de transporte, que ella le aconsejara.

Después de comprar el billete, se dio cuenta, de que: debía haber esperado un poco más en conseguirlo, pues no tenía la seguridad de poder estar presente en el cumpleaños de Princesita y aunque empezó a repasar todos los comunicados que tenía de ella, por si encontraba el día exacto de su cumpleaños, no llegó a encontrarlo y en su ficha no lo tenía puesto, por lo que consideró que nunca se lo había dicho.

De cualquier forma, -Ángel Viril- pensó: bien podemos celebrarlo y adelantarlo a cualquier día de Julio antes de volverme, creo que a ella le dará igual y si no lo cree oportuno, es posible que no me diga nada y luego lo celebre con su mamá y sus amistades en la fecha correcta.

Tan pronto como acabó de comprar los vuelos, se dispuso a mandarle a Princesita un correo e-mail, donde le comentaba todas las gestiones que había hecho y que ya disponía de los vuelos de ida y vuelta para las fechas, que también le indicó en el e-mail; al mismo tiempo, le comentaba, que una buena posibilidad, sería alquilar un coche en el aeropuerto de Caracas -a su llegada- y que le podría servir para llegar hasta Santa Bárbara y luego para regresar a Caracas para coger el vuelo de vuelta a España; pero mientras tanto lo tendrían para poder viajar y hacer excursiones por los alrededores del Lago Maracaibo u otros lugares que ellas deseasen visitar; como siempre, se despedía con respeto para su mamá y caluroso cariño hacia ella.

Al día siguiente, Ángel tenía un nuevo e-mail de Princesita, en el que le aconsejaba -según la opinión de su mamá- que no fuese a alquilar ningún vehículo para trasladarse desde Caracas, pues -según la opinión de ella- las carreteras son peligrosas y mucho más para un extranjero y mucho más sin conocerlas; pues mucho mejor era trasladarse en Autobús desde Caracas y a la llegada a Santa Bárbara, coger un taxi hasta donde ellas vivían; claro que llegaría algo más cansado, pero era más seguro; por todo ello, lo mejor era coger el autobús y por supuesto mucho más económico que cualquier otro medio.

Hasta varios días después, no volvió a encontrar a Princesita conectada en la página del chateo------ de Internet y aunque ya le había comunicado por correo todo lo proyectado para su viaje a Santa Bárbara, tenía algunas cosas que aclararle.

Él: Hola cariño, como estáis.

Lo mejor es hacer caso a las recomendaciones de tu mamá y, no sería problema, llegar algo más cansado, si tú estás presente a mi llegada.

Ella: Gracias estamos muy bien y espero que tú también lo estés...

Puedes estar seguro, que te recibiremos con alegría y buen acogimiento cuando vengas.

Él: Eso me da mucha alegría y me dispongo a emprender la marcha, tan pronto llegue la fecha de mi partida, como te he dicho, para próximo día 15 de abril y si Dios quiere, estaremos pronto juntos.

Ella: Ok; nuevamente me tengo que marchar y procuraré escribirte al correo, al menos para decirte la fecha en la que me podré conectar de nuevo por este medio; porque nuevamente tengo mucha prisa; mi mamá me espera en la puerta y no quiero que se impaciente.

Él: Bien, no te olvides de escribirme cuanto antes y yo también te tendré informada de cómo transcurre todo por aquí.

Te mando muchos besos, caricias y un saludo afectuoso para tu mamá; a la que deseo le transmitas mi agradecimiento por autorizar mi alojamiento entre vosotras.

Ella: También te mando besos y ha sido un placer charlar contigo de nuevo. ¡Cuídate!

Al día siguiente, Princesita le mandó un nuevo correo, donde entre cosas, le citaba para el día siguiente, a la misma hora local, que lo hizo la vez anterior, para poder charlar con más tranquilidad e incluso, trataría de poder conectarse con cámara y audio.

Nuevamente Ángel Viril, estuvo muy pendiente de la cita y tan pronto, como observó que se estaba conectando Princesita: pinchó su recuadro, para saludarla y pedirle, que pulsase el video llamado. 

Ella: Hola como estás Ángel. Mi mamá también te manda muchos saludos y me recomienda, que te pregunte sobre el tiempo que podrás permanecer con nosotras...

También acabo de ver tu último correo y te doy las gracias por todos los halagos que me dices en él, no es para tanto, quizás ahora cuando me veas más de frente y charlando, te decepcione.

Esto está un poco complicado y no me sale la video llamada con buena resolución; espera que voy a pedir ayuda a la chica que lleva el Ciber; pues es posible que sea culpa mía por no acceder con frecuencia a las redes por falta de tiempo y aún no tengo mucha práctica...

Espera un segundo...

Él: Si pregunta y si no te puedes conectar con video llamada, que te cambien de sitio, pues tengo muchas ganas de verte y poder charlar contigo directamente de viva voz.

Finalmente apareció la comunicación muy mejorada y ambos pudieron verse y hablar directamente, sin tener que usar el escritorio...

Él: ¡Qué preciosa eres amor y me encanta poder oírte con esa voz tan dulce que tienes!

Ahora estoy mucho mejor, porque tú has llegado y podemos vernos directamente.

Ella: He estado un poco enferma, disculpa la espera...

Por otra parte: estoy intentando enviar varias hojas de vida, pues quiero encontrar un trabajo, para depender de mi misma y no constituir una carga para mi mamá, pues las cosas también se están poniendo bastante difíciles por estas tierras y es necesario ayudar en lo que pueda al mantenimiento de la casa.

Él: ¿Tu quieres trabajar en lo que yo me ocupo?, que es: buscando clientes por Internet, que quieran comprar propiedades inmobiliarias...

Ella: ¿Y eso, cómo habría que hacerlo...?

Él: Yo te mandaré por correo un e-mail, con tres archivos, donde uno de ellos te explicaré, con todo detalle, lo que debes hacer y cómo debes aplicar los otros dos.

Ella: Pues me interesa el trabajo, ya que dependería de mi misma y necesito hacer algún trabajo.

Él: Pues no te preocupes, yo te lo envío tan pronto como terminemos de charlar por aquí; pero tienes que realizar ese trabajo, tal y como te lo explicaré, para que tengas éxito en tu labor.

Te lees bien las instrucciones y verás como alcanzas buenos resultados, yo procuraré ayudarte en todo lo que pueda y te aclaré las dudas que te surjan.

Se me olvidaba: ¿Ya estás mejor...?, pues te veo muy linda, no parece que estuvieras enferma, como me has dicho antes...

Ella: Si me encuentro muy recuperada de los dolores de cabeza, que he tenido estos días, posiblemente sea una fuerte migraña, de las que suelen darnos a las mujeres con el período.

Otra cosa Ángel: faltaría hablar bien de ese tema del trabajo, que me brindas; para que me expliques mucho más el desenvolvimiento del mismo y si cómo dices: se hace por Internet desde cualquier sitio; tendré que agenciarme un ordenador o arreglar el que tengo bloqueado en mi casa.

Él: Bueno eso haré; pero primero léete bien los archivos que te voy a mandar y luego me contestas con las dudas, que ello te plantee.

Ella: No sabes, como te lo agradezco...

Él: Sabes, que cada día me agradas más y estoy muy contento de que nos hayamos conocido; seguro que eres mi mujer ideal; pero aún tengo muchas dudas, de que yo te pueda agradar a ti la mitad de lo que tú me embelesas.

Ella: No digas eso, que tu también me agradas mucho y ahora que nos veremos en persona, me llenas mucho más y me tienes verdaderamente ilusionada, pues como te dije en otras charlas, tu edad no me importa, tienes muy buen aspecto y se te ve un hombre muy varonil. Así que, no te preocupes más del tema, que todo se dará si Dios lo quiere.

Él: Yo pienso: coger el autobús que me lleve hasta Santa Bárbara y espero llegar a tiempo para que podamos vernos ese mismo día; pero me tienes que dar tu dirección completa y tu teléfono, para poder localizarte, tan pronto llegue o me dices algún hotelito de ahí, por si llego muy tarde, para poder alojarme, ya que: no conozco nada de ahí y no quiero quedarme en la calle.

Ella: Cuando llegue el autobús yo estaré esperándote y si es muy tarde iré con mi mamá, pero de cualquier forma, si no podemos acercarnos, tu le das esta dirección-------------- a un taxista, que puedes coger en la parada de autobuses de Santa Bárbara y sin problemas él te llevará a mi casa, para nada tienes que alojarte en un hotel, pues nosotras te estaremos esperando.

Él: Gracias reina, así lo haré pero me preocupa, que llegue tarde y tenga que pegar en tu puerta a altas horas de la noche.

Ella: No te preocupes por eso, nosotras te estaremos esperando a que llegues.

Él: Perdóname, que sea tan sincero; pero deseo que te hagas a la idea: de que: yo quiero convivir contigo desde el primer día, como pareja de hecho...

Ella: Bueno no seas tan impaciente, todo llegará, si Dios lo quiere; no te preocupes tanto de eso.

Él: Lamento, que te pueda ser tan incisivo; pero es que yo estoy convencido de que tú eres la mujer de mi vida y siempre te seré sincero en toda nuestra relación desde el principio; aunque te pueda parecer que me expreso con mucha crudeza...

Ella: A lo mejor, luego resulta, que no cumplo todos tus objetivos; pero todo va a depender del futuro, que ambos vayamos labrándonos en común.

Él: Estoy de acuerdo con tu parecer; más no pierdas esa idea y, cuales son mis intenciones más sanas, para no tener que hablar de ello tan abiertamente y desde la distancia.

Si en algún momento tienes dudas y te las puedo aclarar, me lo dices sin reparos, para que no nos tengamos que ver en tensión personal y poder afinar nuestros pensamientos y sentimientos lo más claramente posible.

Ella: Estoy de acuerdo con lo que dices, pero no hace falta que me lo digas continuamente.

Estaremos más en contacto por correos e-mail, pues sabes que no me puedo conectar por este medio en la medida que quisiera.

Ahora me tengo que marchar, se me acaba el tiempo de estar en el Ciber.

Te deseo que tengas un buen día, te cuidas mucho y ve preparando tus cosas para tu viaje, pues no quisiera que cuando estés aquí, te asalten preocupaciones o eches de menos tu país.

Él: No te preocupes de ello, que lo que más deseo en este mundo es estar a tu lado en cualquier lugar del mundo, donde te encuentres.

Dale mis saludos respetuosos a tu mamá, muchos besos, caricias para ti y también os deseo lo mejor para ambas.

Ella: Igualmente para ti y que Dios te bendiga y te proteja siempre...Chao... Me escribes...

Él: Gracias.

Ya no hubo más contestación por parte de Princesita; aunque Ángel, permaneció a la espera unos cinco minutos más, con la página encendida.

Finalmente apagó la conexión, apagó su ordenador y se marchó directamente a la cama; aunque no se durmió hasta pasada más de media hora, en la que estuvo pensando en ella; llegando a pasar de los pensamientos reales a un sueño prolongado y profundo, donde Princesita era la protagonista de todas sus ilusiones y deseos.

Como ha había mandado el correo, que le prometió con los archivos para entender el trabajo que le había ofrecido durante la video llamada de la noche anterior; tan pronto como se levantó al día siguiente, Ángel lo primero que hizo fue: mandarle esos archivos, que confeccionó lo mejor que supo y aunque uno de ellos le salió bastante extenso, creyó que Princesita entendería perfectamente el adiestramiento, que pensaba darle Ángel para que tuviese éxito en su labor de captar clientes -interesados en comprar bienes inmuebles- mediante el envío de información de algunas propiedades en venta, a los correos e-mail, que pudiese conseguir al consultar diferentes páginas web, que Ángel le recomendaba.

Finalmente acabó el correo, indicándole, entre otras cosas, que debía mandarle directamente a él un correo, como prueba, como si se tratase de uno de los correos, que había captado en las páginas web al objeto de comprobar, que los futuros e-mail los iba a mandara terceros, iban a ir con las mismas características que él le indicaba en uno de los archivos.

El primero de los archivos: sólo tenía que copiarlo de sus documentos -donde previamente debía guardarlo- y adjuntarlo al correspondiente e-mail, pues consistía en algunas frases de reclamo, para crear al futuro comprador, la necesidad de interesarse en alguno de los inmuebles o al menos pedir información sobre los mismos.

Otro de los archivos -que también debía tener guardado en sus documentos-, contenía una breve carta de presentación a cada persona en su propio idioma, que debía copiar y pegar, como contenido legible de cada uno del e-mail, que mandase a cada destinatario.

El tercero de los archivos, contenía todas las explicaciones, que debería aplicar: para poder buscar a través de diferentes páginas web, los datos de los correos individuales, a los que debería adjuntar el primero de los archivos y copiar y pegar como texto del segundo de los archivos, como presentación.

Al cabo de dos días, Ángel recibió un correo e-mail de Princesita, como él le había pedido y no tuvo que corregirle ninguno de los aspectos que se mostraban en él; posteriormente recibió otro correo, en el que le comentaba: lo ilusionada que estaba por la trayectoria de nuestra amistad y algunas recomendaciones, que debía observar para cuando estuviese en su país de visita, pues cuando llegase a su localidad, ella se encargaba de estar a su lado, evitando cualquier contratiempo y esperaba. Que fuese muy feliz durante su estancia. 

El resto del mes, no consiguió Ángel encontrar a Princesita conectada en la página de chateo de Internet, a pesar de que procuraba estar él siempre conectado.

Finalmente, fue en los primeros días de abril, cuando consiguió conectarse una tarde sobre las cinco de la tarde española, que vendrían a ser las once de la mañana en Venezuela.

Mientras tanto, Ángel había insistido mucho a Princesita, para que mandase arreglar su ordenador, pues lo iba a necesitar, para poder llevar a cabo el trabajo de buscar los correos de algunas personas por las páginas web, como le había recomendado y para ello, casi a diario le mandaba uno de sus correos, que seguramente ella tendría que ver desde algún Ciber o desde el ordenador de algunas de sus amistades, pues Ángel recibía contestación a todos ellos y no con mucho retraso. Durante los correos e-mail, que intercambiaron; ambos se trataban con mucho cariño y cortesía; más siempre, profundizaban en la sinceridad del amor que se profesaban y siempre muy abiertamente.

Aquella mañana de abril, la pareja había quedado previamente mediante un e-mail, para poder verse por video llamada, pues Princesita: había conseguido arreglar su PC y deseaba probar la conexión del video llamada desde su ordenador, para averiguar, si todo estaba normal.

Hola Ángel: ¿Cómo te va la vida cariño? -apareció ella en la página- y, en la pantalla de Ángel Viril empezaban a aparecer varios intentos de querer conectarse con video llamada, pero de momento, no lo conseguía; por lo que fue Ángel quien pulsando en la tecla de llamar por video llamada, consiguió -al fin- que apareciera la figura de Princesita en su pantalla.

Ella: Hola Ángel nuevamente; por fin hemos conseguido conectarnos desde mi ordenador. Ahora podemos coincidir, siempre que lo deseemos, pues es suficiente con que, estemos conectado los dos, sin necesidad de tener que ir a un ciber, aunque tú siempre has tenido la facilidad de tener Internet desde tu domicilio y poder charlar con cualquiera a la hora que lo desees.

Él: Sí es cierto lo que dices cariño, yo siempre he tenido más facilidad -por mi trabajo, siempre he tenido Internet desde casa- y es que se hace necesario, pues el tener una conexión a Internet, facilita mucho las cosas.

Ella: Amor, estaba deseando probar la video llamada contigo, para averiguar si mi conexión era correcta o tenía que instalar de nuevo en mi PC la página de----- chateo, pues llevaba bastante tiempo, que no lo usaba, pero ahora veo, que sigue funcionando bien y me satisface mucho, cuando veo que lo estamos utilizando normalmente.

Él: Yo también tenía muchas ganas de poder conectarme contigo, mediante el video llamado.

Ella: Esta misma mañana he empezado a buscar los correos y los voy anotando en una libreta, con mucho cuidado de no equivocarme, para luego irlos enviando, como el que te he mandado.

Él: No te desanimes y procura buscar muchos correos y ya puedes empezar a enviarlos; si lo haces, como yo te he indicado, seguro que habrá futuros clientes, que se interesen en comprar algún inmueble -surgidos de esos correos que vas a mandar-.

Ella: Sí, así lo haré y espero tener suerte.

Él: Mi Princesita, cada día te pienso más y ahora que nos podemos ver, me tienes más enamorado de tu persona y quisiera que nos conectásemos todas las tardes -como ahora-, para ir afianzando nuestro amor, cada vez más.

Ella: Bueno, eso quiero yo también, pero no seas impaciente pues hay que ir con pasos firmes en esto del amor y lo mejor será cuando nos conozcamos personalmente, que ya falta poco, si no te echas atrás en tu viaje.

Él: Cómo me dices eso..., si estoy impaciente esperando que llegue el día 15 para abrazarte y colmarte de besos y caricias.

Ella: Bueno todo llegará, si Dios lo quiere y a su debido tiempo y no quiero que seas tan impaciente, pues a lo peor: luego te empachas de mí y me dejas olvidada, si te sacias muy pronto...

Hay que aplicar los consejos de aquél refrán, que dice: "Vísteme despacio, que tengo mucha prisa..."

Ahora te tengo que dejar nuevamente, pues voy a salir con mi mamá a visitar a una amiga suya, que está enferma y como siempre salimos juntas, ya está lista para salir y no deseo hacerla esperar; si cuando vuelva estás conectado, seguimos hablando y si es muy tarde ahí, mañana nos conectamos a la misma hora que hoy, pues me encanta hablar contigo y ahora, que tengo el medio en mi casa, me es muy fácil; espero que tu tengas tiempo para mí.

Él: Cariño, yo tengo todo el tiempo del mundo para ti y aunque hoy será tarde cuando tú vuelvas de la visita, te estaré esperando por si quieres conectarte de nuevo y si no lo haces: mañana estaré aquí a la misma hora esperando tu conexión.

Te mando muchos besos, caricias y un afectuoso saludo para tu mamá. ¡Cuídate mucho y que dios os bendiga a las dos...!

Ella: Gracias y te deseo lo mismo. Chao

A Ángel, ya se le había hecho un poco tarde y no quiso esperar conectado a que volviese Princesita, por lo que, como acostumbraba, se fue a la cama para pensar en ella y tratar de tener la misma suerte, que ya había tenido en noches anteriores, cual era: la de enlazar los últimos pensamientos reales, con un posible soñar con ella, aunque mantuvo el ordenador abierto por si aparecía.

Esta práctica de llevar sus últimos pensamientos reales a sueños eróticos, ya se habían convertido desde hacía muchos años en la mejor forma, que Ángel Viril, tenía de folgar sus energías viriles y así llevaba encauzada su vida sexual, de conformidad con su conciencia; pues nunca le habían tentado otras actividades, que no fueran la entrega mutua, en pareja y, siempre que hubiese verdadero amor de por medio; no llegaba, ni tan siquiera a masturbarse, ni ver pornografías eróticas; tenía el sexo en tan alta estima, que para él: constituía un fraude la práctica de ello, si no era admitido plenamente por su conciencia, que sin duda alguna, era: el dictador acérrimo, que dirigía todos sus pasos, desde su más tierna pubertad.

Como había estado viendo a su amada por la video llamada anterior y se habían despertado en él un gran cúmulo de deseos, llegó a la cama: repleto de emociones y con muy ansiado deseo de poseerla; por lo que -en su sueño-, no tardó en tener a su merced entre sus brazos; desarrollando ambos un amor libre y de entrega total y por tal motivo, estuvo todo el día siguiente, repasando cada detalle de su sueño erótico y deseando que llegase el momento de verla de nuevo en la video llamada, como ella le había dicho, que llevarían a cabo a la misma hora del día siguiente.

Estuvo dudando mucho, si contarle a Princesita: todo o parte del sueño erótico que había tenido con ella y en parte creyó, que no sería aconsejable, pues ella podría interpretarlo ofensivo; pero por otra parte, él le había asegurado: que siempre le sería muy sincero y basándose en eso, creía muy oportuno, comentarle todo, procurando que ella no se fuese a sentir violentada; por lo que decidió comentárselo e ir abriéndole la realidad a medida que fuese viendo las reacciones que ella iba tomando durante la video llamada.

Si como pensaba él: no tenía por qué sentirse ofendida, pues en el amor todo cabe, cuando hay total sinceridad, que es lo que necesitan las parejas, para fomentar sus apetencias, sus buenas relaciones personales y en definitiva para que crezca el amor.

A la misma hora del día anterior, ya estaba Ángel conectado en la página ----- de Internet y pendiente de que apareciese Princesita.

No tardó mucho en llegar ella, haciendo la pantalla la señal de que estaban soltando la conexión de su video llamada.

Hola Ángel, ¿cómo estás? disculpa no había tenía acceso a Internet hasta ahora, por eso he tardado algunos minutos más en poder estar contigo y ayer no pude conectarme de nuevo a mi regreso.

Él: No te preocupes mi reina, son cosas que ocurren. Yo estoy muy bien ¿y, vosotras, también estáis bien?

Ella: ¡Qué bueno que estás...!

Él: Sí, te estaba esperando; ya estoy desconsolado, si no tengo tu imagen enfrente, como ahora...

Ella: Gracias cariño, pero no te creo; aunque a veces me imagino, que a ti te debe pasar lo mismo que a mí; pues te pienso mucho y también te estás convirtiendo en una persona muy especial.

Él: ¿Cómo de especial?

Ella: Me da reparos comentarte mis pensamientos, ya tendrás ocasión de conocerme; pues en el fondo soy muy tímida.

Él: Pero, si ya somos novios y nos amamos; lo que significa, que tenemos que formar una sola persona en lo bueno y lo en malo; o es que ya no significo nada para ti...

Ella: Sí, pero me siento muy avergonzada ante tí.

Él: Pero estamos lejos y no puedo echarte en cara nada, pues a mí me encanta que tú me halagues, me digas cosas bonitas y sobre todo que me quieras y lo manifiestes sin reparos.

Ella: Es muy cierto, pero mejor no te comento, pues me van a salir los colores a la cara.

Él: Y yo, que pensaba contarte todo el sueño erótico, que anoche tuve contigo; ya me has tapado la posibilidad de que te exprese abiertamente todo lo que siento y como qué la vida a tu lado es tan creativa y bonita.

Ella: ¿Qué me dices, tú también tienes sueños eróticos...?

¡Ay, perdón!: no quise ser tan directa, más bien quise decirte que si sueles soñar...

Bueno interprétalo, como tú quieras...

Aunque deseo que siempre seas sincero conmigo y como tú siempre me has dicho que eres muy sincero y directo; ahora te ves obligado a contarme tus sueños eróticos; pues si no querías decírmelo, te lo tenías que haber callado; me has creado un interés especial y ahora no puedes ocultármelo; así que: dale y me lo cuentas todo, que yo no voy a reprocharte nada, si yo estuve presente en tus sueños.

Él: Primero, me tienes que decir, cómo de especial soy yo para ti y después te cuento yo todo mi sueño erótico.

Ella: Pues resulta algo embarazoso tener que contarte estas cosas; aunque como habíamos acordado sernos siempre muy sinceros, no va quedar por mí: quien rompa esas normas; así, te diré: tu persona me está llenando de mucha alegría, pues tienes muchos rasgos de carácter parecidos a los que tenía mi papá y además de parecerte mucho a él en lo físico; pues era alto y recio, como lo eres tú. Me siento muy protegida por tu persona, como cuando vivía mi papá; además estás muy bien físicamente para tu edad, por lo que no tengo nada que reprocharle a tu persona y cada día me gustas más; porque también observo que sabes tratarme con cariño y cortesía, que es muy necesario e importante para mí y, que las mujeres sabemos apreciar en todos los momentos.

Ahora háblame de tu sueño erótico y te diré, que no me voy a sentir molesta por los sueños que tengas, siempre que sean conmigo, pues soy bastante celosa y no quiero que tu mente esté puesta en otra mujer, ni aunque sean en sueños.

Él: Querida, como no puedo apartarte de mi mente y debido a que tengo cierta facilidad, para llevar a mis sueños los últimos pensamientos que tengo durante el día; es decir, que mi último pensamiento real, fácilmente se convierte en mi sueño y poco a poco se van modificando las imágenes que van saliendo en mi sueño, dependiendo de los deseos del subconsciente, que es quien debe manejar los hilos de los sueños.

Ella: Si es cierto, pero sigue...

Él: Te parecerá algo raro, pero cuando yo tengo deseos carnales o mi cuerpo necesita de folgar sexualmente; casi siempre tengo sueños eróticos completos, con la mujer de mis deseos y como yo te estoy deseando mucho últimamente, resulta que anoche soñé contigo, hasta límites insospechados.

Ella: No te entiendo bien, quieres decirme, que te acostaste conmigo en tus sueños.

Él: Más concretamente: estuvimos haciendo el amor los dos toda la noche y los dos participábamos a tope no creas que tú te achantabas, pues podríamos decir que éramos dos para fundirnos en uno sólo; por lo que debimos de alcanzar la misma temperatura, para que hubiese buena fusión.

Ella: Cariño, sabes: que a mí también me suele ocurrir con frecuencia lo de tus sueños; pero a mí, es suficiente relajarme, cerrar los ojos por largo rato y pensar en lo que deseo fuertemente; entonces me vienen unos orgasmos increíbles; pero aún no he tenido ninguno contigo, pues la mayoría me vienen con las imágenes de algunos de mis cantantes preferidos o artistas de mi admiración.

Me agrada mucho que me cuentes tus sueños y quiero que me lo cuentes todo, no te preocupes, que no me voy a enfadar, todo lo contrario, cerraré mis ojos para vivirlo contigo, como si fuese real.

Él: Siempre será muy importante que nos conozcamos perfectamente, hasta el esos sueños tan íntimos, pues debemos entender, que el amor se fortifica, cuando hay una entrega total de las partes.

Hablando de otra cosa: tenía muchos deseos de charlar contigo, pues estoy seriamente preocupado, por las circunstancias sociales -no muy agradables-, que se están dando en tu país...

¿Cómo están las cosas por Santa Bárbara...?

Ella: Pues la verdad: ya, todo esto, no me sorprende en nada; aún las cosas siguen, pero gracias a Dios, donde yo vivo todo está tranquilo.

Él: Menos mal, que estáis un poco apartadas del ruido de las clases politizadas, que se están dando palos, según nos muestran por los telediarios.

Ella: Así es; aunque mi país no es el mismo; pues en Caracas las cosas se están complicando mucho y creo que ha habido muertos de por medio.

Él: Si es muy lamentable que las personas, no sepamos arreglar nuestras diferencias, mediante el diálogo.

Ella: Tienes toda la razón.

Ya te tengo que dejar, porque tengo que irme a clase y no quiero llegar tarde.

Te mando todo mi cariño, para que lo cuides bien y un hermoso beso.

Él: Gracias por tu grata conversación y también te mando muchos besos y caricias.

Dale a tu mamá mis afectuosos saludos. Y las gracias por admitir mi alojamiento entre vosotras.

Ángel Viril, intuía que Princesita, no había leído. ni uno de los correos, que él le había mandado en los días anteriores; pues además de no haber recibido ninguna contestación, tampoco le había hecho referencias a algunos detalles, que le preguntaba, como era la dirección completa de su domicilio, el teléfono y otros pequeños detalles, de menor importancia; pero que sin duda, le hubiese proporcionado, de haberlos leído.

Al día siguiente, cuando se conectaron nuevamente por la video llamada de ---------- en el Internet, se lo hizo saber él y ella se disculpó, asegurándole que los tendría  muy en cuenta y los abriría y argumentaba, que casi nunca abría su Hotmail, porque no tenía cosas importantes que mirar.

Pocos días antes de que Ángel Viril, embarcara con destino a Venezuela, mantuvo un largo video llamado con su Princesita, que se mostraba muy ilusionada y se desarrolló en los siguientes términos:

Ella: Hola mi amor, ¿cómo te encuentras?

Ya se acerca la fecha para que podamos conocernos en persona.

Él: Me encuentro muy bien y con muchas ganas de verte.

Y vosotras, ¿cómo os encontráis...?

Efectivamente, ya falta muy poco.

Yo estoy muy ilusionado con el viaje y espero que todo salga bien, pues es bastante largo y desconocido para mí.

Ella: Sí, estamos bien gracias a Dios

Él: Gracias por esos correos, que me has contestado al fin.

Ella: Aunque tengo poco tiempo; de vez en cuando, he entrado en Hotmail, para leer los correos que tú me has ido escribiendo y contestarte a la mayoría, pero debes entender, que cuento con muy poco tiempo para ello y además no tengo mucha costumbre de hacerlo.

Él: Ya no queda mucho tiempo y nos veremos en un par de días, pero me has tenido siempre pendiente de tus correos e-mail y muy desesperanzado al no encontrar contestación tuyas.

Ella: Te cuento la verdad; revisé todos tus correos; pero la verdad, contestarlos todos, no lo he hecho por falta de tiempo; pues además estuve de visita nuevamente en casa de mi prima; más no te preocupes, que a partir de ahora voy a ser mucho más diligente.

Él: No tienes que estar preocupada de contestármelos ahora, pero no me has demostrado mucha preocupación y a mí me interesa mucho todo lo que se refiera a tu persona y lo que piensas de nuestra relación. También la aptitud, que vayas a tener conmigo, cuando me encuentre entre vosotras, pues si estás tan ocupada, como me dices, tendremos que ir juntos a todas partes o en todo caso: me dejarás encerradito en tu casa para que me aburra.

Ella: No te preocupes por ello, pues cuando tu estés aquí, estaremos juntos todo el tiempo de día y de noche y si tengo que asistir a algunas clases, tú me esperas en los jardines de la Universidad -leyendo algún libro o escribiendo en tu libreta de notas-; pero ojito con enrollarte con alguna otra chica; pues como ya sabes, yo no quiero compartirte con nadie y no debes ponerme celosa en ningún momento.

Él: Estoy de acuerdo y espero que no me dejes tirado de tu presencia, si no llego a gustarte, como el ideal que tienes de hombre y debo advertirte, que no me parezco a ninguno de tus ídolos de tus sueños.

Ella: Eso no ocurrirá nunca; porque yo estoy segura de que eres el hombre ideal, que yo deseo para mi futuro.

Él: De todas formas: debes conversar con tu mamá, sobre mi -con más frecuencia- y no quiero tener a mi futura suegra en contra.

Ella: Mi decisión sobre ti, la tengo que tomar yo solita y no pases cuidado, que mi mamá es muy buena y te tiene ya aceptado, sin importarle tu edad, pues siempre ha visto en ti un hombre serio y honrado. En cuanto a la edad, ella nunca me ha manifestado su opinión y sabe, como yo, que los chicos jóvenes, siempre están pensando en otras cosas y no le merecen -como a mí- la confianza suficiente para que sean buenas parejas.

Él: Como ya tienes el ordenador funcionando en tu casa; me dejas sólo en tu casa, cuando tengas que salir a algún sitio solo; podré usarlo, para escribir algunas de mis cosas.

Ella: Claro que lo podrás usar todo el tiempo que quieras; pero va muy lento y de vez en cuando no lo podrás encender, porque no haya suministro eléctrico, pues aquí se va la luz con muchísima frecuencia.

Él: Tienes que comentarle a tu mamá -muy seriamente-, que si se ponen las cosas muy mal ahí, la convences para que os vengáis las dos para España a mi vuelta, yo tengo mi casa a vuestra disposición y sitio para que estéis bien alojadas.

Ella: Si estuve platicando con ella sobre ese tema, hace ya algún tiempo. Me dijo que ella no viajaría pero que yo podría hacerlo si gusto. También me dijo: que podría ir unos días a visitarte a tu país y que si ella no me podía acompañar en ese supuesto momento, podría hacerlo acompañada por una mis primas, que seguro estarían muy interesadas en hacerlo.

Él: Esa es una buena idea y deberías ir pensando en algo de eso, pues sabes que mis estancia -por el visado- muy posiblemente no sea mayor de 90 días; aunque no sé si será posible renovarlo cuando esté ahí.

Ella: Todo eso, lo estudiaremos detenidamente, cuando tu estés aquí; creo que tenemos tiempo para ello. Además tendríamos que sacar el pasaporte para viajar, que aún no tenemos; en cuanto a solicitar visados, no creo que a los venezolanos nos pidan tener que ir con visado a España.

Él: Me parece muy bien y coincido contigo en lo de que: tenemos tiempo para averiguarlo, cuando yo esté ahí.

Ella: Bueno, si no hay ningún problema: es muy posible que nos animemos a volver contigo.

Él: Me parece muy bien. Siempre me tenéis a vuestra disposición.

Ella: Espero que no lleguemos a ser un problema para ti.

Él: Ninguno, yo siempre te hablo de corazón y no me comprometería, si no puedo hacer las cosas, que te digo.

Ella: Aquí se han puesto las cosas difíciles porque hay mucho descontento en las calles. No sé en qué quedará todo esto, aunque espero que todo se arregle pronto.

Él: Si queréis volveros conmigo, cuando se me acabe la estancia entre vosotras, os podéis ocupar en desarrollar esa tarea, que días atrás te expliqué, de mandar correos, tratando de buscar clientes para los campos y otros inmuebles, que están en venta. Desde aquí os puedo aconsejar mejor, pues tengo tres ordenadores en casa.

Ella: Ok, me parece bien.

Lo importante entre nosotros, es que: siempre hablemos con la verdad, siempre es lo mejor de las personas.

Yo nunca me he visto pretendida por un hombre como tú y no quiero que te ofendas, pues no me refiero a tu edad, que en gran parte me agrada que me lleves tanta edad; me quiero referir a que en ti se ve mucha formalidad, que en la juventud de mi edad no hay y yo siempre he sido muy realista y sincera para mis cosas.

Quizás sea yo la que no llegue a agradarte, cuando me conozcas.

Pienso, que es la forma de ser de las personas y cuando son sinceras, éstas: no tienen nunca que arrepentirse de nada.

Él: Tienes razón y te entiendo, igual pienso yo al respecto: la sinceridad es fundamental para una buena relación entre las personas y mucho más cuando se va a vivir en pareja.

Amor, yo no te condiciono a nada, que tu no quieras hacer, ni debes tener compromiso alguno conmigo.

Si lo prefieres: os podéis venir a vivir a España, si todo se complica más ahí, creo que lo debéis tener muy en cuenta y, no lo hago para que tú te sientas comprometida; ya que, si no puedes llegar a amarme, como tu pareja; siempre podemos quedar como muy buenos amigos, aunque lleguemos a vivir bajo el mismo techo.

Ella: Lo sé y te doy las gracias por ser tan sincero.

Él: Quiero, que siempre tengas muy claro, que: no te voy a condicionar a nada; tanto si llegamos a ser pareja de hecho, como si sólo me admitieras como amigo; pues -te quiero decir, algo que nadie sabe: "cuando mi organismo necesita disfrutar del sexo y -como ahora-estoy sin pareja: siempre domino mis pasiones y apetencias sexuales o carnales; ya que es muy frecuente cumplir con esas apetencias mediante sueños eróticos, que suelen cumplirse muy satisfactoriamente.

Ella: Ese comentario sobre los sueños eróticos: ¿a qué te refieres?

Él: Quiero decirte, que yo no soy promiscuo en el sexo, nunca lo fui, porque además de ser bastante temeroso de Dios, temo mucho las enfermedades que se puedan contraer, si se frecuentan sitios raros y me conformo con mis sueños, pues tengo desde siempre bastante facilidad para eso.

Es decir: que mis necesidades sexuales, las palia mi organismo con sueños eróticos. Es muy crudo, pero hasta eso te digo, que nadie sabe...

Ella: Ok entiendo. Qué bueno que pienses así.

Él: A ti, se que: puedo abrirme como un libro, para que me analices bien.

Ella: Bueno de eso se trata la vida; ¿no crees tú así?

Él: Así lo pienso yo también y la experiencia, también me lo ha demostrado siempre

Ella: ¡Qué bueno, que sea así!; pues a mí me suele pasar algo muy parecido, con los sueños...

Me gustaría ir de visita a tu país, y así podernos conocer bien; pero como tú tienes ya previsto venirte en unos días y tienes los billetes y mi mamá ha consentido en tenerte en casa como invitado; tendremos, que aprovechar esta ocasión, que ya tenemos en marcha y espero que tu no me defraudes en nada, pues yo también me esforzaré para que sigas tan enamorado de mi.

Cuando no podamos vernos, será muy bueno, que nos relacionemos a través de Internet, como dices tú siempre: a través de estos diálogos y por los correos e-mail, que nos hemos interpuesto: podremos seguir ampliando nuestro amor.

Él: Deseo, que me hagas todas las preguntas o me plantees todas las dudas sobre mi persona, para aclarártelas ahora; pues no deseo, que posteriormente, me digas: ¡ah!: eso no lo entendí así de ti, o no lo sabía; estamos lejos todavía y es mejor para ambos: llegar muy claros a nuestro futuro encuentro.

Tú no debes admitirme en tu vida, si no lo tienes todo muy claro y, quiero ser totalmente diáfano para ti.

Ella: Bueno, yo creo todo lo que me has dicho y si algo más quieres que sepa, también te ruego, que me lo aclares ahora; pero no te preocupes mucho: yo no suelo ser tan intensa en preguntar, pues lo que más me interesa de ti, es que: siempre me seas fiel, y me des el lugar que me corresponde en todo momento, para yo sentirme arropada por un hombre de verdad y formar una hermosa familia.

Él: De cualquier forma: siempre debes preguntar lo que te pueda hacer dudar y especialmente si alguna de mi actitud te puede causar congoja, preocupación o malestar de cualquier índole.

Sabes que no me voy a ofender por ello, ni me sentiré ofendido y, lo que no quiero, es que: te puedas sentir infeliz en el futuro a mi lado. 

Ella: Ah claro, así debe ser y lo mismo te digo a ti, es muy importante: tener completa confianza el uno en el otro para que toda nuestra vida en común se desarrolle por el mejor de los caminos.

Tu estate tranquilo, que si ambos ponemos de nuestra parte: nuestra vida se desarrollará por buenos cauces y a medida, que nos vayamos conociendo mejor, seguro que nos amaremos con más intensidad.

Ahora tengo que irme de nuevo y espero que organices tu viaje con mucha atención y meticulosidad, para que todo salga bien; ya sabes mi dirección y mi teléfono y te estaremos esperando, o bien en la estación de autobuses o en la casa a la hora que llegues.

¡Cuídate mucho y en cuanto puedas me dices noticias de ti, pues me tendrás muy preocupada, hasta que llegues a mi lado!

Te mando muchos besos y todo mi amor.

¡Que Dios te bendiga y te proteja!

Él: Vale mi reina.

Iguales son mis deseos para ti y para tu mamá.

Te mando muchos besos y caricias, que deseo materializar: tan pronto te tenga entre mis brazos.

 

 

Capítulo III. Ángel emprende el viaje a Santa Bárbara de Zulia...

 

Aquella noche Ángel Viril, la pasó en un duerme vela continua, pues no podía quitarse de la mente su viaje para llegar hasta su admirada Princesita y en ocasiones: meditaba mucho en todo el lio, en el que se había metido por su osadía y enormes deseos de tener como pareja a la chiquilla de los ojos verdes.

Se programaba, tan concienzudamente, para cuando estuviese a su lado y no incurrir en errores, que pudiesen menoscabar el interés -que hasta ahora, ella le había mostrado-; que hacía cábalas continuas hasta que volvía a coger el sueño de trecho en trecho, para volver una y otra vez a la retahíla mental, que se había procurado.

Desesperado en su intranquilidad y, no pudiendo permanecer por más tiempo en la cama en aquel estado de ansiedad al que había llegado; se levantó, y después de darse una concienzuda ducha: repasó todos los enseres que había ordenado en sus dos maletas, que constituían su equipaje. Llegó a la conclusión, de que: no le faltaba nada; las cerró y se dispuso a vestirse para estar listo con bastante tiempo, pues aún faltaba casi cuatro horas para que levantará el vuelo desde el aeropuerto de Málaga.

Pensando, que debería ser muy diligente y no perder ninguno de sus vuelos programados: tomó el autobús -que pasaba cada media hora por la puerta de su casa- que le llevaría a Fuengirola, donde enlazaría con el tren de cercanías, para apearse en el propio aeropuerto malagueño, donde tendría que esperar más de una hora hasta que abrieran el mostrador de acceso a los ticket de embarque y facturación del equipaje, donde estaría formando cola con los primeros viajeros, que irían aquella mañana, con destino a Madrid; -llegado su turno: sólo entregó la maleta más grande, pues la más pequeña la reservó como equipaje de mano-.

No tardó en pasar el control de aduana y se adentró en la zona nacional de espera hasta que llegase el momento del anuncio para su embarque.

Se le hizo interminable el tiempo de casi dos horas, en las que estuvo deambulando por todo el recinto y ojeando las pantallas donde se anunciaba el vuelo y la puerta indicada por la que abría de  pasar con el billete en mano y su pasaporte, que le daría acceso directo al avión a través de algunas pasarelas.

A pesar de que tenía bien localizada la puerta por donde habría de pasar para embarcar; aún así, se lo auto confirmó en dos o tres ocasiones, consultando las pantallas informativas, hasta que quedó completamente tranquilo de estar en el buen camino.

Llegado el control del embarque, no tardó en ocupar un lugar en la fila, que avanzaba lentamente hacia el mostrador, donde dos azafatas comprobaban los datos del pasaporte coincidentes de cada viajero y recortaban parte de la tarjeta de embarque -descriptivas del vuelo y el asiento, que debían ocupar los pasajeros durante el mismo.

Una vez pasado ese último control y después de recorrer dos tramos largos de pasarelas, se formó una pequeña cola antes de acceder al avión, donde se encontraban hasta tres miembros de la tripulación, formado por dos azafatas muy agraciadas, que lucían el uniforme de la compañía -------, que daban la bienvenida a los llegados con una amplia sonrisa e indicaban el pasillo que debían seguir, para encontrar el número y letra del asiento correspondiente a su ticket; el tercer miembro era un señor joven -también uniformado-, que aparentaba tener mayor rango y mostraba una amplia sonrisa; con una mirada penetrante: parecía escudriñar la personalidad de cada uno de los que accedían al interior; poniendo especial atención en el equipaje de mano, que cada cual portaba e incluso puso algún reparo a cierto personaje, argumentando que su equipaje de mano sobrepasaba las medidas permitidas para ir en los maleteros, que estaban encima de los asientos y que debió ser acoplado en el compartimento de las bodegas, no sin alguna protesta del viajero.

Finalmente cuando todos los pasajeros estaban acoplados en sus respectivos asientos, las dos azafatas de la entrada, fueron revisando, que cada asiento estuviese en posición correcta, -asiento vertical y cinturón de seguridad abrochado al máximo- y, a la vez iban contabilizando el número de viajeros, que seguramente les serviría para comprobar, si el vuelo estaba al completo o existía algún rezagado.

Aún tardó unos diez minutos en ponerse en marcha el avión un Boeing 727, que haría el recorrido desde Málaga a Madrid; cuando se puso en marcha, lo hizo lentamente y las edificaciones de la terminal del aeropuerto, empezaron a desfilar por su derecha, según pudo observar desde la ventanilla, que en esos momentos absorbía toda su atención. Cuando el avión llegó al final de la pista de despegue, giró más de 90º hacia la derecha, para enfilar la pista, inmediatamente hubo una aceleración creciente contenida e inmediatamente, desde la cabina dieron riendas sueltas a toda la potencia del aparato el cual iba adquiriendo una velocidad vertiginosa hasta que despegó con toda suavidad y se notó sensiblemente el paso de un medio a otro más etéreo. Ahora Ángel Viril, podía apreciar, como se desmarcaban a pasos agigantados las casitas de varias urbanizaciones e iban quedando más bajas las cúspides de la Sierra de Churriana; en breve se quedó atrás hasta Torremolinos, dando paso a las aguas traslúcidas del Mediterráneo.  

 

Vistas: 8

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL para agregar comentarios!

Únete a SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL


ADMINISTRADOR
Comentario de Elias Antonio Almada el junio 23, 2020 a las 2:14pm

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

PÁGINA HERMANA OME

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

http://organizacionmundialdeescritores.ning.com/

 

CUADRO DE HONOR
########

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji