Ocurrió en el departamento Colón: A ciento doce años de un “crimen de Estado” contra la libertad de prensa

A las 17 de este viernes 7 de junio se celebrará por primera vez el día del periodista en un desconocido paraje de la provincia de Entre Ríos. Se trata de la Colonia Santa Rosa, departamento Colón, a unos 10 kilómetros al norte de la ruta 130. Un monolito levantado en ese lugar conmemora a un mártir involuntario: un carrero que llevaba una imprenta hacia Villaguay. Fue asesinado hace 112 años, a manos de un policía, por encargo de un político de esa localidad del centro entrerriano a quien le molestaban las críticas del diario El Pueblo, cuyo director Antonio Ciapuscio era oriundo de Concepción del Uruguay. También ese día se presentará un libro en Villaguay que recuerda aquel hecho.

 

REDACCIÓN DE EL MIÉRCOLES DIGITAL

Informe: RAFAÉL FRANCISCO PIROLLA

 

 

 

UN ASESINATO POR ENCARGO DE UN POLÍTICO

En ese lugar a comienzos del siglo anterior se consumó un "crimen de Estado", 32 años después se construyó un homenaje con forma de obelisco, aunque de pequeña  dimensión. En enero de 1907, el carrero Julio Modesto Gaillard fue asesinado por el policía Félix Santa Cruz, por llevar una imprenta desde Colón a Villaguay por encargo del editor del diario El Pueblo, Antonio Ciaspucio, quien acababa de penar dos años en la cárcel por "injurias" al alcalde de Villaguay, Juan Severino Hermelo. Recuperada la libertad y muy lejos de amilanarse, el joven periodista -29 años- decide volver a Villaguay a fines de 1906. Allí sufrió tantas presiones, que le costaba conseguir una finca para su periódico. Enterado del inminente traslado de la imprenta, Hermelo montó rápidamente un siniestro plan de interceptación y destrucción de la misma, por lo que mandó al comisario a cargo del destacamento "La Capilla" (actual Sajarov) para que actuara a ese fin.


Víctor Cemborain. Sobrino nieto del carrero Julio Modesto Gaillard.  Estará participando del acto.

 

Gaillard, cuya familia era oriunda del departamento Uruguay aunque residía en Villaguay, fue degollado por Santa Cruz, quien previamente arrojó al agua del crecido arroyo Santa Rosa, el carro, los caballos y la imprenta. El crimen causó conmoción en la prensa nacional y un repudio generalizado. El diario La Prensade Buenos Aires, publicó la tragedia, calificándola como un atentado a la libertad de prensa. Finalmente quedó impune, pues si bien, se condenó a Santa Cruz y al resto de los policías, (Hermelo, el autor intelectual resulto sin culpa ni cargo) estos pudieron salir en libertad en poco tiempo.

La Unión Cívica Radical construyó un monolito en el lugar de la tragedia que inauguró el 7 de enero de 1939; es decir 32 años después del suceso. La placa se encontraba dispersa en el suelo, producto del vandalismo en un lugar desolado, en el límite de Colón y Villaguay, por lo que hace unos 20 años, en una visita al lugar, Elba y su esposo Abel Viollaz, rescataron los fragmentos, lo llevaron a su casa y posteriormente lo entregaron en custodia al museo de Villa Elisa (Departamento Colón).

Después de años guardados en una caja, volvió a ver la luz y fue restaurada en el año 2015, por decisión del entonces intendente de Villa Elisa, Marcelo Monfort,  y quedó exhibida en el museo “El Porvenir”.

 

ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El caso del asesinato del carrero Julio Modesto Gaillard en la primera década del siglo XX cobra relevancia por tratarse de un atentado contra la prensa, en tanto el objetivo de los conspiradores era la destrucción de la imprenta de Antonio R. Ciapuscio, editor del diario El Pueblo, de Villaguay.

Las crónicas de la época ponen el acento en el ataque a la libertad de expresión teñido de crimen político, dejando en muy segundo plano la muerte del humilde carrero que transportaba la maquinaria.

Hoy, un monolito a unos 12 km al norte de la ruta N° 130 que une Villaguay con Villa Elisa, a orillas del arroyo Santa Rosa, es el silencioso recuerdo de Gaillard.

En Villaguay, en tanto, una de las calles principales lleva el nombre del Jefe de Policía Juan Severino Hermelo, sospechado de la autoría intelectual del crimen.

 

RECORDAR "EL HECHO" CON UN LIBRO PARA MANTENERLO VIVO EN LA MEMORIA

Este viernes  7 de junio a las 20 se presentará en la Sociedad Italiana de Villaguay, frente a la plaza principal,  un libro sobre la tragedia del carrero Gaillard escrito por los profesores Omar Gallay y Rubén Bourlot. La introducción estará a cargo del profesor Raúl Tournoud quien estuvo trabajando en la edición del mismo. El libro se llama "El crimen del carrero Gaillard: Historia de un atentado contra la libertad de prensa".

Antes de esa presentación, a las 17, se realizará un acto en el lugar donde se está el monolito, recientemente restaurado, a unos metros de su emplazamiento original, acción realizada por su sobrino nieto de Gaillard, Víctor Cemborain, quien es uno de los organizadores de esta actividad junto a un grupo de comunicadores de Villa Elisa, que decidieron en 2015  revivir la historia trágica de aquel tiempo y reivindicar la gesta de  un baluarte del periodismo como Antonio Ciaspucio y a un mártir como Julio Gaillard.

Según explicó Bourlot, uno de los autores del libro, a El Miércoles Digital, "estuvo trabajando durante dos años, investigando en archivos y hemerotecas de diarios de Villaguay y Paraná".

En cuanto al día exacto del crimen hay distintas versiones, de acuerdo al expediente policial, se infiere que fue entre  los día 11 y 13 de enero, tema que será debatido en el monolito y en la presentación del libro.

El motivo por el que se eligió el día del periodista para realizar el homenaje, es que se trató, del primer crimen de Estado contra un medio de prensa.

En caso de lluvia se suspende el acto de la tarde, por tratarse de caminos de tierra los que conducen al monolito.


Esta ubicado a 10 kilómetros de ruta 130, sobre el Arroyo Santa Rosa, en camino de tierra. Viajando desde Villa Elisa, se dobla hacia la derecha en kilómetros 43, al llegar a una escuela, se gira a la izquierda unos 2 kilómetros para llegar al monolito.
Viajando desde Villaguay, se dobla hacia la izquierda en kilómetros 65 (aproximadamente), es camino de tierra con varias curvas, se gira siempre a la derecha, y se pasa el arroyo para llegar al monolito.

 

Fragmento del libro: "El crimen del carrero Gaillard..." de Omar Gallay y Rubén Bourlot

“Villaguay, 4 de enero de 1907

Enterados de la liberación del periodista Ciapuscio que procura volver a Villaguay con una imprenta, Hermelo y el comisario Justino Velázquez, comienzan a poner en marcha un ardid malévolo para evitar que el instrumento tan necesario y esperado por el combativo editor pudiese llegar a sus manos, y si llegaba sería en pedazos, ya que la intención era destruirla totalmente.

Velázquez, en cumplimiento de órdenes del coronel Hermelo, realiza reiteradas consultas al Jefe de la Estación del Ferrocarril sobre si tiene conocimiento del arribo por tren de la imprenta, que presuntamente se embarcaría en Concepción del Uruguay. Esto aparece como lógico, teniéndose en cuenta que entre Villaguay y Colón median unas 24 leguas  por caminos de tierra y que debía contarse con un carromato que soporte el importante peso de la máquina.

Finalmente la orquesta de secuaces se entera que el traslado se haría mediante los servicios de un carrero de apellido Gaillard, directamente a Villaguay.

El periodista Ciapuscio, en su obstinación por reeditar su diario en la ciudad de Villaguay, había contratado al carrero para trasladar la imprenta recientemente adquirida.

El hecho de que Ciapuscio haya empleado a Julio Modesto Gaillard, residente en Villaguay, podría deberse a las dificultades para conseguir fleteros en la misma Colón, ya que la ciudad se encuentra atravesando por un tiempo de crecimiento edilicio, lo que mantiene ocupados a los carreros en el transporte de materiales de construcción. Inclusive la mano de obra de albañiles, peones, etc. resulta  escasa.

Ante la presunción de que para el transporte de la imprenta se usará el camino General entre Colón y Villaguay, con paso obligado por La Capilla (hoy Ingeniero Miguel Sajaroff) donde señorea Félix Santa Cruz, comisario del Distrito Bergara, los conspiradores destacan a Doroteo Vera, tipógrafo y director del diario “El Departamento”- propiedad del coronel Hermelo – en la casa del policía con el presunto mandato de interceptar y apropiarse de la imprenta transportada, o de última colaborar en su inutilización,  aprovechando su experiencia en el oficio de impresor.  Lo cierto es que éste regresa a Villaguay antes de cumplir su misión con un brazo magullado, posiblemente a causa de alguna desinteligencia con el anfitrión.

El trasportista Gaillard sale de Villaguay con destino a Colón el 4 de enero. Alrededor de las 8 de la mañana hace su primera parada en el almacén de los hermanos Blanco, en La Capilla. En el lugar se encuentran los parroquianos Félix Alejandro Santa Cruz, hijo del comisario de la localidad, y Vital Ardizzi. El primero, casi con la certeza de que el carrero va en busca de la imprenta, traba conversación corroborando su sospecha.

Aprovecha para comentarle que a su entender, la carga que debe traer es muy pesada para el carro, a lo cual Gaillard responde diciéndole que se anima a los 200 a 300 kilos demás que presuntamente tiene la máquina, sobre los 1.000 que puede llevar el carruaje. (…)”.

 

Vendrá la libertad y será en un carro

 

 (*) Por HORACIO DALL' OGLIO

 

Es el amanecer del 11 de enero de 1907 y Julio Modesto Gaillard, el carrero encargado de trasladar de Colón a Villaguay la imprenta del periodista Antonio Ciapuscio, está tendido en el piso, con las manos atadas por la espalda, y bajo el retoño de un espinillo retorciéndose del dolor que le han provocado las boleadoras del comisario en el pecho. Apenas unas diez horas antes, el cencerro de bronce de la yegua madrina anuncia a los cuatro caballos restantes de la tropilla que deben apurar el paso.

La llovizna intensa moja la cara polvorienta de Gaillard y la imprenta del diario El Pueblo, junto con una treintena de cajas con tipos que rebotan dentro del carro en cada accidente de la huella. El agua es una tregua para la sequía que desde hace meses acecha en Entre Ríos, pero puede ser un peligro si se descarga ese cúmulo de nubes relampagueantes hacia el este, hacia Villaguay, a tan sólo dos leguas cruzando el arroyo Bergara. Pronto el camino será una pasta espesa e intransitable y los arroyos llenarán sus caudales hasta tapar los puentes y pasos, así que Gaillard se apura a descargar el látigo sobre sus animales con más ansiedad que fuerza. Allá lo esperan, en Paso y 25 de Mayo, el director del diario, el resto de la paga y su familia. Cuatro días hace que está fuera de casa y ansía ver la cara de su mujer, Petrona González, cuando sepa del regalo que lleva en el bolsillo de su camisa y que ahora roza con la mano izquierda sin soltar las riendas.

A menos de un kilómetro los policías de La Capilla, que llevan los mismos cuatro días oteando sin éxito en las lomadas, vuelven a la comisaría a tranco lento y con el espíritu abatido porque intuyen que Gaillard tiene que haber llegado a Villaguay con la imprenta por el camino menos pensado, por adentro del monte salvaje, y en cuanto Hermelo se entere los meterá en el cepo varios días. Juan Severino Hermelo ha asumido ilegítimamente la intendencia de Villaguay y desde hace algunos años también se ha hecho cargo de la policía local. Maneja la ciudad a su antojo y hará todo lo posible para que la imprenta que trae Gaillard en su carro no llegue a sus tierras. Para colmo, la llovizna tristona empapa sus uniformes y trabucos. De pronto, el comisario Félix Santa Cruz levanta la cabeza y detiene su caballo a mitad de la calle.

El cabo Villalba y el agente Cisneros atajan su marcha unos metros adelante y vuelven la vista hacia su jefe que les pide silencio. Escuchen, dice Santa Cruz, y los tres policías se quedan tiesos por un momento sobre sus caballos intentando aguzar el oído entremedio de la llovizna; viene del norte, sentencia el superior. A lo lejos se deja oír el tintinear apresurado de un cencerro, cada vez con más claridad. El comisario, seguro de que solo un carrero puede estar cabalgando por dentro del monte a esa velocidad, espuelea su animal y sale al galope sobre la tierra húmeda con bríos renovados. Santa Cruz jinetea en paralelo con la arboleda tupida mientras su patrulla le sigue el paso a unos metros y el sonido del cencerro se torna cada vez más nítido, tanto que pareciera que en cualquier momento se lo chocan.

De la nada misma, como uno de los relámpagos que se dibujan sobre los nubarrones amenazantes, Gaillard pasa sentado en el palo de su pescante frente a los policías a puro restallar del látigo, en dirección al puente del arroyo Bergara, y logra ver de soslayo a los uniformados así que decide levantarse y cabalgar parado. Gaillard no se amilana ante las ruedas que patinan en el barro de la calle, ni ante el grito impetuoso de Santa Cruz que le pide que pare al tiempo que desenfunda su arma y empieza a levantar el brazo en dirección al carrero; empecinado, solo piensa en lo cerca que está del puente, en lo cerca que está de llegar. Pero con el balazo al aire los caballos se asustan y Gaillard tiene que usar su cuerpo fornido para detener los corcoveos de sus bestias.

Apenas despunta el sol en el monte entrerriano, los policías lo sacan a los empujones de la comisaría en localidad de La Capilla. Afuera, ni el lucero está para ver cómo lo arrastran hasta su carro. Tiene la orden de regresar a Colón con la imprenta y no volver nunca más con el temido instrumento a las tierras de Hermelo.

Gaillard está acurrucado en un banco de madera dentro del calabozo. Sobre una de las paredes de la comisaría ve las sombras de los policías estiradas por la lámpara de kerosene y antes de dormirse, quizás para no sentir el frío de la ropa húmeda, el hambre de varias horas y los dolores de las patadas y puñetazos oficiales, escucha decir algo sobre el campo de una viuda al mismo que le ha quitado su cuchillo marca SOL y el puñal de la bota. A mitad de la noche Gaillard se despierta y ve a los milicos despatarrados en sus sillas, pero él sigue ahí en el banco, hecho un bollo, mientras las nubes pasan presurosas con destino incierto por la ventana del calabozo. Apenas despunta el sol en el monte entrerriano, los policías lo sacan a los empujones de la comisaría en localidad de La Capilla. Afuera, ni el lucero está para ver cómo lo arrastran hasta su carro.

Tiene la orden de regresar a Colón con la imprenta y no volver nunca más con el temido instrumento a las tierras de Hermelo. Al ver el celeste intenso del cielo, Gaillard piensa que nada malo puede pasar bajo semejante toldo estirado y apacible, escasamente interrumpido por los rayos violáceos del amanecer, aunque por la forma en que lo arrean teme equivocarse. Los policías que lo escoltan prometen acompañarlo unos cuantos kilómetros para asegurarse que no se vuelva a Villaguay, pero hace tiempo que se han desviado del camino principal que lleva a Colón, y se han internado en campos desconocidos. No tarda mucho Gaillard en advertir que están cerca del arroyo Santa Rosa, más precisamente en la cañada Las Achiras. Ahí lo paran, lo bajan del carro y atan sus brazos por la espalda con una faja.

Desde lo alto del terraplén empinado el carrero ve en el caudal crecido del arroyo la duplicación del toldo celeste, aunque ahora rugoso y desapacible. De sus monturas, Villalba y Cisneros sacan sendos martillos con los que destrozan las cajas de madera con centenares de tipos y luego intentan romper la imprenta de Ciapuscio, pero el hierro se resiste al hierro mismo. Santa Cruz le pide entonces a los dos policías que se bajen del carro y echen todo al agua, ante la súplica desesperada del carrero. Alcanzan con un par de azotes para que la tropilla se encabrite y se lance inconsciente, apagando el tintinear inquieto del cencerro de la yegua madrina y el chirrido de los bujes del carro, bajo una tumba acuosa. Impotente, Gaillard llora lágrimas negras de mugre y tristeza.

Los policías no piensan dejarlo vivo, saben que la única forma de lograr impunidad en la destrucción de la imprenta de Ciapuscio es logrando que el carrero no cuente nada de lo sucedido al vehemente periodista.

Julio Modesto Gaillard, además de ser un hombre muy querido en Villaguay, es alguien que conoce bien el camino. Suele viajar a Colón de donde trae frutas que su mujer y sus cuatro hijos venden en el rancho, mientras él se mete al monte áspero en busca de leña. El ñandubay para las herrerías, el algarrobo y el espinillo para las panaderías y las matronas que avivan a diario el fuego del mate, la olla o la plancha. Gaillard, hombre precavido, desconoce que se han estado telegrafiando con mensajes cifrados entre las receptorías de Colón y Villaguay, por orden del Jefe de Policía Juan Severino Hermelo, para conocer el momento de salida de la imprenta, pero está al tanto de quién es Ciapuscio y a quién se opone, por lo que toma varios recaudos.

Arranca su viaje el lunes 7 de enero de 1907, un día después de instaurarse por primera vez en Entre Ríos la Ley de Descanso Dominical, por la que podrían meterlo preso si lo encuentran trabajando. Luego, una vez en Colón, hace tiempo para retrasar la llegada de la imprenta a destino viendo los escaparates de la creciente ciudad donde compra el regalo para su esposa que lleva en el bolsillo de su camisa, y por último cambia el camino de regreso.

Sin embargo, pese a todas sus precauciones, el mismo policía que le ha quitado el cuchillo, el tal Villalva, ahora se apea rápido del caballo, abre el portón del campo de la viuda Medarda Sagastume, casi en el límite entre Concepción del Uruguay y Colón, y vuelve a montar. Los tres policías internan a Gaillard, que camina con las manos atadas por la espalda, en un potrero sin mucho uso, tal como se ve por el tamaño de los pastos y la manera en que crecen los cardos. Los policías no piensan dejarlo vivo, saben que la única forma de lograr impunidad en la destrucción de la imprenta de Ciapuscio es logrando que el carrero no cuente nada de lo sucedido al vehemente periodista. Entre los yuyos un grupo de teros madrugadores grita alarmado y el carrero entiende el peligro que corre. Llegan a la vera del arroyo Santa Rosa y los policías dejan sus caballos pastando.

El comisario pasa desafiante frente a Gaillard, que le saca una cabeza de altura al funcionario, y le asesta un puñetazo en el vientre. El carrero cae de rodillas al piso húmedo y Santa Cruz ordena exaltado: "¡Mátenlo!" Entonces, Eduardo Cisneros desnuda su faca con fingida valentía, pero no puede hacerlo; se doblega ante la mirada sostenida de Gaillard desde abajo y se aparta.

Villalba, envalentonado por el poder que le otorga el cuchillo ajeno, se acerca al carrero por detrás y lo toma del pescuezo, pero antes que intente nada Julio Modesto se deshace de él con un golpe a la altura de estómago y el cuchillo cae al barro, en una huella de bota policial.

Félix Santa Cruz, indignado, recorre la distancia hasta su caballo a paso firme, saca unas boleadoras de su montura y vuelve frente al carrero. Como si fuera un ganado chúcaro al que es preciso bolear, el comisario de La Capilla asesta las tres bolsas con piedras en el pecho de Gaillard, que ahora está tendido en el piso retorciéndose del dolor. Es cuando Santa Cruz levanta el cuchillo embarrado del carrero, lo agarra de la melena y con el filo del acero dibuja una media luna en el cuello de la que brota la sangre incontenible.

Faltan varios días aún para que el pueblo de Villaguay se entere del asesinato a través de un peón de campo de la viuda Medarda Sagastume y, enardecido del dolor, se levante en protesta en la plaza principal, pero a la vez lleno de solidaridad, junte dinero por subscripción popular para entregarle a la familia de Gaillard y regalarle una imprenta a Ciapuscio con la que editará de nuevo su diario El Pueblo en 1908; como falta también para que la policía de Villaguay a cargo de Hermelo elabore falsas pesquisas y remita a un tal Sabá Ledesma, indicado por el Jefe de Policía como el autor del crimen, y a un peón de éste, quien declarará que “…en Villaguay se le había enseñado lo que debía decir..”; como faltan quince días para que la justicia de Concepción del Uruguay se digne en retirar el cuerpo del mismo paraje, en un estado de putrefacción tal que apenas si se distingue una forma humana; como falta para que Antonio Ciapuscio realice su propia investigación, lleve a juicio a los verdaderos asesinos, y la justicia, siempre ciega para el humilde, para el Modesto, pero tuerta para acomodado, deje libre a Hermelo por falta de mérito y la causa quede sin sentencia firme para los verdugos.

Pero este es ante todo el momento postrero en el que, inevitablemente, Gaillard se desangra bajo la tímida sombra de un retoño de espinillo, como el que recoge a diario del monte para las matronas, con la cabeza apenas unida al cuerpo y la sangre que corre veloz hacia su camisa, hacia el bolsillo izquierdo, donde guarda con recelo un par de aros que trae de Colón y piensa regalárselos a su mujer cuando llegue, después de semejante trabajo, después de llevar a la libertad en un carro.

 

Un periodista, un policía y un laburante

A finales del siglo XIX y principios del XX, Entre Ríos es gobernado por una sucesión de familiares directos e indirectos que delegan los poderes locales a los caudillos de cada ciudad, y las relaciones entre el periodismo y la policía en Villaguay son más que tensas.

Al decir del historiador villaguayense Don Justo José Miranda, los periodistas son “gallos de riña de picos fuertes y agudos puones”, y la policía solo tolera a los “adictos” mientras persigue “con saña” a los opositores. Unos veinte años antes del “Crimen de Santa Rosa”, como se lo conoce al asesinato de Gaillard por su cercanía con el arroyo, el periodista y futuro educador de la provincia de Corrientes, Francisco Podestá, es apaleado en la comisaría y tirado a la calle bajo la sospecha de estar muerto.

En este micro clima aparece un precoz periodista llamado Antonio Ciapuscio, nacido en 1877 en Concepción del Uruguay, que funda su primer periódico, Crisálida, con tan solo 17 años. Por su parte, Juan Severino Hermelo nace en la República Oriental del Uruguay y llega en 1895 a la intendencia de Villaguay con sospechas por la falta de documentación que lo autorizase para tal cargo.

En 1898 pasa a ser Jefe de Policía hasta 1907, año en el que renuncia de manera abrupta por las repercusiones del asesinato del carrero. Cuando Hermelo contacta a Ciapuscio en 1901 para que dirija un nuevo diario oficialista, El Pueblo, no tardan mucho tiempo en desencontrarse y al mes se separan.

A partir de ahí, Ciapuscio deberá soportar constantes amenazas, emboscadas, e intentos de incendio de su diario que terminarán a fines de 1903 con la mudanza a la ciudad de Colón. Poco antes, en una editorial del 9 de marzo del mismo año, Antonio Ciapuscio escribe: “…El Pueblo no responde a la consigna acomodaticia de doblarse 'a la corriente'. Su misión es más alta; su palabra tiene que perforar muy hondo, y como la gota de agua que horada poco a poco la dura piedra, llevar la luz de la verdad hasta el fondo de las conciencias…”.

Pero, pese a sus intenciones, Hermelo logrará enjuiciarlo por el delito de calumnias e injurias, después que el Jefe de Policía sintiera herido su honor cuando Ciapuscio lo denunciara en su diario por haberse quedado con unos campos de Polonio Velázquez, hijo del caudillo Crispín Velázquez. El periodista pasa dos años y dos meses en la cárcel, de septiembre de1904 a noviembre de 1906; al salir, su hermana gana la lotería y aporta 800 pesos para la compra de una nueva imprenta en Colón, pero Ciapuscio quiere volver a Villaguay para enfrentarse a Hermelo, y es ahí donde contrata al carrero Jullio Modesto Gaillard.

 

(*) Artículo publicado en la Revista Cítrica (http://www.revistacitrica.com/vendra-la-libertad-y-sera-en-un-carro...).

Vistas: 47

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Excelente  mi estimado, siempre es bueno conocer la historia detrás de la historia.

Graciasssssssssssss

INTERESANTE ESTIMADO AMIGO ELIAS

Graciassssssssssssssssss

Gracias por compartir esta informacion.  Un abracito Madusa

Gracias

GUAAAU QUE BUEN PERO QUE BUEN!! ARTICULO ELI, GRACIAS

Graciasssssssssssssssss

Una maravilla de artículo, admirado Elías Antonio, gracias al cual aprendo cómo sucedió este asesinato y el vano intento de cercenar un derecho ciudadano: el de saber qué sucede en su país, su pueblo y entorno. ABRAZO Y MIS FELICITACIONES DESDE EL LADO ESTE DEL RÍO QUE NOS UNE. 

Graciassssssssssssssssss

RSS

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji