La Ruleta Rusa - Capitulo VI "Tormentas Mágicas"

Capítulo VI

Tormentas Mágicas

 

-     ¿Me extrañaste pequeña? – dijo una voz que reconocería donde sea, muy cerca de mi oído.

Después de un susto increíble, y de darme cuenta que dicho sonido era provocado por cierto chico – o león – de pelo blanco, baje la blusa que ya llevaba a mitad del estómago, y con la cara muy roja me voltee, para observar a un Samuel, recostado en la pared de mi armario, con una enorme sonrisa en su cara, suspire e intente calmar los latidos de mi corazón, vaya que me había pegado un buen susto.

-     Hey… Gracias por la taquicardia – Baje la mano de mi pecho y lo ignore adentrándome un poco más en mi habitación, fui directo al baño, cerrando la puerta con seguro - ¿Dónde estuviste metido todo el día? – dije en mi tono de voz natural, sabía que me escucharía y con “poca importancia”.

-     ¿Tan preocupada estaba por mi, Señorita Daniela? – Hasta podía imaginar en este momento su arrogante sonrisa ensancharse.

-     ¡Bah!… ¡Por supuesto que no! – exclame, realmente su presencia me ponía un poco ¿Nerviosa? -  Es solo que como tú dijiste que no me podía separar de tu lado, pues me extraño el hecho de no verte pegado a mí todo el día. – ironicé.

-     ¿Y quién dijo que me separe de ti?

-     Pues el hecho de que no te haya visto, dice mucho ¿No crees? – dije saliendo del baño, me había puesto ropa para dormir, y me senté en la cama.

-     No quiere decir que no haya estado vigilándote – se sentó conmigo - ¿Tanto me extrañaste? – de nuevo aquella sonrisa que no ocultaba su arrogancia.

-     Para nada, me sentí como siempre… - ¡Ja! Le bajaría esos humos, aunque fuera lo último que hiciera en esta vida.

-     El hecho que no me hayas visto, no quiere decir que no haya estado cerca, pensé en que querías tu espacio; pero si tanto te gusta mi compañía, la próxima vez no me despegare literalmente de ti – me guiño el ojo.

-     No seas ridículo ¿Quieres? Eres libre de hacer lo que quieras, es tu vida, y a mi realmente no me importa – No le daría el gusto siquiera de molestarme.

Desde afuera de la ventana se escuchaban el estruendo de los truenos, una tormenta se avecinaba.

-     Como quiera señorita – le vi levantarse y hacer una reverencia – Estaré en el techo por si me necesitas.

-     Espera, ¿No escuchas que va a llover?

-     Por supuesto que sí, no soy sordo; pero tampoco soy un gato que le teme al agua…

-     En tal caso serias un perro arrogante – Reí victoriosa, pero lo vi con intenciones de seguir su camino hasta el techo. - Qu-Quedate esta noche aquí – y ya con un pie fuera de la ventana, hablo.

-     ¿Contigo? – Sonrió pervertido

-     Si, ehmm – tosí – Digo, no en mi cama, si no en la habitación – me levante y trace una línea imaginaria con mi pie – Después de esta línea ¿me entendiste? – Asintió – Entonces voy por algo para que duermas.

-     No te molestes, puedo dormir muy bien en piso, soy una “bestia” después de todo ¿no? – Lo ignore, y me dispuse a buscar en el armario una cobija y unas almohada, con las que luche por unos minutos para sacarlas, debía recordar organizar mi closet.

Finalmente al conseguir ganar la batalla contra la cobija, acomode todo en el piso, después de la línea q había trazado con el pie y al lado de mi armario...

-     Listo, espero que duermas bien.

-     Gracias – y por primera vez desde que lo conocía, veía vergüenza en su forma de actuar.

-     No hay de que – sonreí, pero esta vez no era falsa mi sonrisa, desde ahora en adelante, y por lo menos con él, no quería sacar sonrisas falsas, podía ser yo misma.

Después de eso me fui a la cama, apague la luz de la lámpara sobre la mesita de noche, y un poco nerviosa por su presencia allí, cerré los ojos y empecé a volar en mis pensamientos.

Trate de hacer un recuento en lo que había sido mi vida; quizás si antes, unos días atrás del incidente con el lobo claro está, me hubieran contado esto me hubiera reído sin cohibirme de pensar que estuviera loco esa persona, es decir, mi tan rutinaria y aburrida vida jamás ni en un millón de años, hubiera pensado que daría un cambio tan radical.

Y de nuevo tan concentrada en mi mente me olvidaba de mi alrededor, ante tales pensamientos, suspire audiblemente; estaba muy acostumbrada a estar sola y más en mi habitación, acto que llamo la atención de mi nuevo acompañante.

-     Daniela ¿Qué te pasa? – pregunto Samuel con una voz suave, voltee para verle, tenía con los ojos cerrados.

-     Nada, ¿Por qué? – dije casi con pena y lo escuche suspirar.

-     Yo entiendo que no sea un amigo tuyo, ni alguien de confianza – Abrió esas poderosas orbes doradas que con cada contacto visual, mis fuerzas amenazaban con abandonarme – Pero soy tu guardián, por lo menos por ahora, estaré siempre pendiente de ti, incluso estaré más pendiente de cuidarte que tú misma, y todo lo que a ti te pase a mi me afecta porque… porque – y volteo su cara – porque precisamente yo estoy aquí para que no te pase nada – después de unos segundos volvió a hablar – pero aparte de eso también puedo ser alguien en quien confiar, si así lo quieres.

A decir verdad era la primera vez que escuchaba esas palabras, que parecían más de telenovela que de la vida real, estaba dudosa y sorprendida tanto que por unos segundos no tenía palabras que expresar, era la primera vez en mi vida que quedaba sin saber que responder, pues eso era ciertamente porque jamás ni en un millón de años hubiera imaginado que esas palabras me las fueran a decir directamente a mí.

-     Es irracionalmente imposible que yo confié en las personas – dije lento pausado y con tono firme, cambie mi expresión y sentí una tristeza amargamente interminable.

-     Eso que no dejas salir, esa amargura vuelve impuro tu corazón – dijo sentándose en el piso y mirándome de frente.

-     ¿De qué hablas? – estaba confundida, hace un rato hablábamos de la confianza y ahora ¿Por qué hablaba de mi corazón? Ahora era yo la que me sentaba en la cama.

-     El destino ha trazado tu suerte – dijo casi citando una vieja historia – Tu corazón guarda un poder, pero este no saldrá hasta que tu estés en paz contigo misma; y créeme que ese tipo de sentimientos no ayuda – Definitivamente si antes no entendía nada, ahora estaba peor.

-     ¿De qué poder hablas? Explícate por favor…

-     No puedo explicarlo, a decir verdad ni yo mismo lo entiendo bien, pero solo podrás saberlo cuando estés lista, ya te lo había dicho.

-     ¿Pero como se supone que vaya a estar lista si no entiendo absolutamente nada de lo que me dices? – dije un poco ansiosa.

-     A ver, te daré un ejemplo sencillo ¿Por qué estudias medicina? - ¿Qué tenía que ver eso con mi pregunta?

-     Bueno, no sé qué tenga que ver pero – empecé a hablar – Es porque pienso que sea cual fuera nuestro origen, no estamos vivos, respirando y reproduciéndonos solo por qué sí; siempre he sentido que hay responsabilidad mayor que la humanidad quizás aún no ha descubierto, a decir verdad yo tampoco lo he hecho; pero en esta carrera siento que puedo ayudar de alguna forma a preservar ese propósito que aun ignoro; y sé que es de maniáticos pero es como justificar mi existencia salvando o curando la vida de otras personas. Además el hecho de saber que tienes la posibilidad de hacer una diferencia en la vida y la muerte de una persona, es increíblemente, y más aún cuando ves la alegría en los ojos de las personas cuando salen del hospital, me hace olvidar el horrible pasado que me atormenta, también me hace creer que aún hay cosas por las que luchar en la vida y que las personas si valen la pena, aunque sea un poco – dije tomando aire después de hablar tanto, nunca fue mi fuerte

-     ¿Ves? – dijo con una sonrisa – allí está tu respuesta, ese tipo de sentimientos no muchos lo tienen o quizás sí, pero solo pocos lo notan, es el tipo de cosas que te hacen única entre las demás personas Daniela – ante tal comentario me sonroje solo un poco, gracias a Dios que estábamos solo iluminados por la luz nocturna de los truenos que entraba por la ventana – Sé que te es difícil procesar tal cantidad de información, pero para demostrarte lo que te digo, esta vez necesito que confíes en mi – se levantó de su sitio y se sentó junto a mí en la cama, me tomo de las manos y las llevo a su pecho, ante el contacto me sonroje mucho más.

-     ¿Qu-Que haces? – pregunte avergonzada.

-     Has lo que te diga por favor, y confía en mi ¿lo harás? – Asentí. – Bien ahora cierra los ojos – Muy bien demasiado peligroso para mi gusto, al instante hale mis manos hacia mí de nuevo y lo mire confundida.

-     Explícame qué intentas hacer...

-     Tranquila, confía en mí no te pasara nada malo ¿De acuerdo? – Su mirada tranquila y seductora, hizo estragos en mí.

– Condenada mirada – pensé, pero decidí confiar, accedí nuevamente y acerque mis manos a él; deje que me guiara y espere a seguir sus instrucciones.

-     Bien, ahora sí, cierra los ojos y respira profundamente – le obedecí – Relájate y se consiente de cada una de las cosas que pasa a tu alrededor, la brisa, la lluvia, la oscuridad, el tacto, todo… Debes examinar cada una de las cosas a tú alrededor, cada olor y sensación que puedas percibir.

Entonces empecé a relajarme y a reflejar en mi mente la habitación, sentí, escuche y percibí el olor de cada una de las cosas; escuche los truenos fuera de la ventana, sentí las pequeñas gotas de lluvia que podían escurrirse sobre mí, el olor que me llamaba la atención era distinto al de la lluvia, pude diferenciar un olor fresco, el que asemeje con el olor del mar.

Una vez había ido a la playa “Santa Mónica” aquí en California; recordaba ese pequeño viaje como la más hermosa memoria de mi infancia, incluso hubo un día en que me prometí que cuando fuera independiente iría, por lo menos por una temporada, a vivir frente al mar… Ese olor me encantaba y podía casi asegurar que provenía de cierto contacto físico hecho con Samuel, que por cierto, con este recuerdo había olvidado lo que estaba haciendo, y lo que me trajo a la realidad fue la voz de la persona frente a mí.

-     Ahora, debes enfocar toda tu atención en una de las sensaciones que pudiste percibir, cualquiera que tu escojas, cuando te concentres en ella, intenta ir más allá y explorar toda la sensación como tal; no intentes controlarlo con tu mente, déjate llevar por tu alma – él casi hablaba en un susurro, supuse que para no perder ese ambiente de paz que se sentía.

 

Casi como perro obediente, hice lo que me pidió, escogí concentrarme en ese olor del mar, empecé a usar todos mis sentidos y los centralice en el… Recordando las indicaciones de Samuel fui más allá de la superficie del olor, y empecé a escuchar el sonido del latido de un corazón, ese sonido era fuerte, desbocado y tan confortante como ninguno. Al dejarme llevar por el sonido, puedo decir que hasta pude palpar literalmente en él, en el corazón de Samuel.

Tenía ganas de descubrir más que el latido de ese corazón tan curioso para mí, quise traspasar los límites del tacto para adentrarme más, y casi como una invitación hecha, me abrí el paso necesario, aun no entendía como lo había hecho, solo me estaba dejando llevar por lo que mi instinto me indicaba e ignoraba a mi mente que me daba la advertencia…

- “Es peligroso adentrarse más” – Ignoraría todo lo que pudiera a esa estúpida lógica por una vez en mi vida.

No sabía si era mi imaginación, pero con mis ojos cerrados pude divisar en mi mente numerosas imágenes, pasaban fugases como recuerdos propios, pero que yo no había vivido… En este punto, me preguntaba si Samuel se daba cuenta de todo lo que yo estaba haciendo, en él lo que yo creía que era su corazón; y casi como respuesta escuche de su parte un quejoso suspiro, pero no hizo nada para detenerme así que me concentre en aquellas imágenes de nuevo.

Cada uno de estos recuerdos me daba a saborear sentimientos distintos:

El primero de todos eran impulsos incontrolables, con un deje de alegría…

Emoción, pude ver como corría por lugares desconocidos para mí, en un cuerpo que no era mío; pero que sentía como tal. Veía los diversos paisajes de praderas, lagos; para después pasar a uno de lo que pareciera una guerra; aun corriendo podía observar a varias personas peleando, con lo que parecían ser poderes mágicos y otros con fuerza física, mucha sangre y fuego, me preguntaba si esto seria real. Recorrí todo el terreno hasta llegar al final del mismo y observe la silueta de una mujer,  su imagen era borrosa. Aquel cuerpo que no era el mío sintió alegría al verla, y cuando quise ver más de ese sentimiento la imagen, simplemente desapareció.

Dando paso a una segunda imagen y por ende, a un segundo sentimiento más fuerte y vivaz, era la mezcla de la emoción con el miedo, se me erizaba toda la piel del poder que tenía este sentimiento, era el Amor, con el cual apareció la imagen de unos ojos color miel, que se asemejaban con los ojos de un león, después empezó a formarse la silueta de la mujer anterior, y con ansiedad empecé a buscar algo más que sus ojos en el rostro aquella chica, pero enseguida desapareció la imagen, pasando al siguiente sentimiento…

En este sentí como la nostalgia y la impotencia se mezclaban y se fundían para crear la Decepción, las imágenes de este sentimiento venían con la destrucción de las ilusiones anteriores, con la destrucción de la alegría, y de la emoción de vivir. Podían palpar fuertemente todos esos sentimientos, hasta parecer propios de mí misma; las ganas de vivir que hasta ahora podía sentir, ya no estaban y éstas eran sustituidas por la tristeza.

La tristeza, hacia ver todo negro, oscuro sin vida y sin emoción… Era como si cayeras en un hoyo oscuro y no encontraras la salida, la luz del sol o de la luna, a decir verdad este era el único sentimiento que había podido experimentar con mi propio cuerpo, y lo conocía muy bien, tanto como para saber que después de toda tristeza viene...

El rencor, rabia, ira, y hasta impotencia; venían a mi mente imágenes de un puño, mucha sangre, lo que parecía querer una venganza. Y de pronto sentí un fuerte dolor en mi mano; en el cuerpo que no era mío pero que sentía como tal, al intentar observar la mano, solo pude divisar una garra con varios hilos de sangre salir, me asuste.

Después de eso todo estuvo negro, seguía esperando que aparecieran más imágenes, quería conocer más… Mi propia ansiedad y desesperación me hizo querer adentrarme en uno de los sentimientos que me había llamado la atención, el amor, quería conocer el rostro de aquella mujer, y casi lo conseguía, cuando…

-     Suficiente – Espeto Samuel con enfado y retiro mis manos de su pecho.

Al volver a la realidad, estaba mareada, veía un poco borroso todo lo que estaba frente a mí. Aún estaba sentada en mi cama, con una de mis manos vuelta un puño, y pequeños hilos de sangre salían por la presión realizada por las uñas, quería adentrarme de nuevo, necesitaba saber más pero me fue impedido por las fuerzas de Samuel; yo aún estaba como en trance.

-     Suficiente he dicho, despierta de una buena vez – dijo con más fuerza, al observar sus ojos solo podía ver odio.

-     ¿Qué paso? Hice todo lo que me pediste ¿No? – Asintió - ¿Lo hice mal?

-     No, todo lo contrario, demasiado bien para mi gusto – Bajo su cabeza.

-     ¿Cómo pude hacer eso?

-     Es parte de tus poderes – dijo sin muchas ganas de hablar – Sé que tendrás muchas preguntas ahora, pero no puedo contestarlas, así que lo mejor será descansar hasta mañana, debes estas cansada; la primera vez siempre cuesta más de la cuenta, o por lo menos eso es lo que he escuchado.

-     ¡Espera! Quiero saber solo una cosa que no me termino de encajar – Su mirada me observaba con más atención - ¿Quién era ella, la que tenía ojos color miel?

-     Alguien, que en su tiempo fue importante para mí, “La de los ojos de León” – Lo último lo dijo muy bajo y casi como un gruñido, entonces me arrepentí de preguntar.

-     Está bien – dije comprendiendo que no quería hablar más, observe como se levantaba de la cama e iba de vuelta a su lugar – Buenas noches Samuel.

Lo vi recostarse, yo por mi parte me levante a lavarme la mano que tenía pequeñas manchas de sangre, en el lavabo y frente al espejo vi algo nuevo en mi mirada, aun cuando mi cara estuviese demacrada mis ojos estaban más ¿Vivos?...

Con las manos limpias y secas, me acosté a dormir… Estaba exhaustivamente llena, tanto de comida como de cosas nuevas…

Vistas: 35

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL para agregar comentarios!

Únete a SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL

Comentario de Linda Jimenez el septiembre 3, 2011 a las 5:29pm
Mas descubrimientos se abren a medida de cada capitulo, y yo cada vez lo disfruto mas...

Gracias por su apoyo y espero que les guste, cualquier critica, halago o pregunta siempre sera bien recibida...

Disfrutenlo...

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji