EL MUNDO NO NOS DEBE NADA, HAY QUE APOSTAR AL VALOR Y LA CONSTANCIA, LO CONTRARIO ES LA OSCURIDAD

FATIGA VISCERAL

«Todos los días amanezco a ciegas
a trabajar para vivir; y tomo el desayuno,
sin probar ni gota de él, todas las mañanas.
Sin saber si he logrado, o más nunca,
algo que brinca del sabor
o es solo corazón y que ya vuelto, lamentará
hasta dónde esto es lo menos».

César Vallejo

Fue un proceso paulatino el que produjo aquel cansancio existencial que se tomó las costas de su vida, nada le producía ya interés ni entusiasmo, un profundo empacho vital provocaba que actos tan simples como trasladarse de un lugar a otro, escribir una nota o enfrentar asuntos rutinarios le resultaran cada vez más pesados. Y, para colmo, una inmensa ola parecía ahogar cualquier propósito dirigido a terminar con aquella alteración que le invadía anímica y físicamente, que insistía en aniquilarle su vitalidad y positivismo, que le impedía ser feliz.

Visitó cuanto especialista le fue recomendado, pero no hubo remedio que le quitara aquella desazón. No encontraba con qué aplacar aquella sensación persistente que le minaba sin tregua, hasta que ocurrió lo inaudito: mientras caminaba por la facultad donde brindaba clases, empezó a arrastrar una pierna.

Luego de aquel evento, no hubo facultativo que descubriera la causa de aquella parálisis y, pese a tantos diagnósticos, él seguía achacando su desgracia a lo que denominó «fatiga visceral». Y así, el mal que lo atormentaba fue tomando por abordaje sus extremidades hasta dejarlo completamente inmovilizado. Podía articular sin problemas, pero, por lo demás, era fácil concluir que estaba muriendo a pedazos.

En medio de aquello, su familia decidió hacerle frente a la tragedia, dándola por un hecho consumado. Compraron una silla de ruedas y lo trataron como a un imposibilitado al que debían auxiliar lo mejor posible. Entre tanto, el carácter del sujeto se fue agriando al grado de que no había forma de agradarlo. La más absoluta frustración lo dominaba, y repetía sin cesar que aquello era culpa de la  fatiga visceral, que lo estaba destrozando, haciéndole perder dramáticamente no solo su masa muscular, sino además el garbo que alguna vez le dio algún lustre.

000

Sé que atormento a todos y me aflige que me traten como a un mueble de casa. Ya ni mi mujer voltea a verme, y una señora contratada con tal propósito me da la comida y me mantiene aseado. En este hogar han decidido, luego de un breve intermezzo en que me prestaron alguna atención, continuar cada cual con su vida. Casi me siento una lámpara, una silla, o cualquier otro artículo de la vivienda. Me contestan con monosílabos, y eso si logro llamar su atención, así que mi mejor compañía es una vieja televisión frente a la cual me ponen desde que amanece hasta que se oculta el sol. Sé que me culpan de lo ocurrido, que piensan que me inventé esta fatiga visceral y que, así como la ideé, puedo darla por terminada. Imbéciles, no saben que he luchado incontables horas para rescatar la movilidad de mis miembros, por despegarme de esta infame silla, que es mi mayor humillación y suplicio, pero la enfermedad que se apoderó de mí me lo impide, así digan lo contrario todos los especialistas del mundo. Si en este momento un enjambre de abejas africanas viniera a atacarme, moriría: soy absolutamente incapaz de movilizarme voluntariamente, griten lo que griten mi mujer y los demás.

El utilitarismo se ha colado por las ventanas de esta vivienda, y eso me ha disminuido a la nada, un bulto que hay que soportar. Este utilitarismo malsano que se enquista en la columna vertebral de la sociedad y la familia desfigurándolo todo, gritando: lo que tienes, lo que vales, lo bueno es solo lo útil y lo útil es la felicidad. Tarde o temprano, no me engaño, como he dejado de ser útil, más rápido que ligero seré descartado. En esta casa ya hace rato no hay ni solidaridad ni caridad, se fueron diluyendo en el alcantarillado de las propagandas de televisión.

Les reitero que he tratado hasta el cansancio de retrotraer lo que ha ocurrido, me he cansado de ordenar a mis brazos y piernas que me obedezcan, pero ha sido en vano, solo consigo terminar mentalmente extenuado. Ya he empezado a preguntarme si fui yo el que creó poquito a poco esta incapacidad que me anula, si me la inventé para huir de mis obligaciones, pero creo que es demasiado tarde para dar vuelta atrás, para remontar esta parálisis ficticia o real que me aflige, cuya culpa no me consta o no quiero aceptar.

000

El tiempo pasaba y las relaciones familiares seguían su curso natural. Unos morían, otros se mudaban, y nuestro personaje permanecía diciendo a quien estuviese dispuesto a escucharlo que él continuaba sufriendo de aquella fatiga visceral que lo mantenía atado a la deteriorada silla de ruedas en que se encontraba. Fue un hecho devastador para este hombre que su esposa decidiera un día rehacer su vida y buscarse otro abrigo contra la dura soledad de las noches, pero así ocurrió, incluso lo llevaba a casa. Los oía solazarse sin ningún recato en el cuarto que alguna vez ocupó como marido y padre de familia. A veces, la doméstica se apiadaba de su deshonra y lo metía en un baño hasta que se retirara el fulano.

Cuando llegó el momento de vender la casa, como aquel lisiado —pese a que lo trataran de esa manera— no era un mueble, tenían que buscar qué hacer con él, que les gritaba que eran unos malparidos y que no tenía culpa de sufrir de aquella fatiga visceral. Discutían si internarlo en un asilo de ancianos, en una casa-hospital para el cuidado de enfermos mentales (algo que rechazaron de inmediato aduciendo los costos inherentes) e, incluso, hubo quien sugirió llevarlo al manicomio municipal. En medio de aquello, intervino la doméstica:

—Disculpen que los interrumpa, pero no he podido evitar escuchar la conversación que mantienen y debo decirles que, en el tiempo que llevo laborando para ustedes, le he tomado cariño al señor, y por ello les propongo llevármelo a casa y cuidar de él, siempre y cuando reciba puntualmente lo que hoy me dan como salario.   

Sobra decir que aceptaron la oferta de inmediato, no sin antes alabar la bondad que demostraba la oferente y lo conveniente que resultaba el arreglo para todos. Acto seguido firmaron un contrato, empaquetaron las pocas cosas con que contaba el imposibilitado y despacharon en un taxi a la doméstica y al lisiado.

000

Hemos llegado a casa de esta mujer, que no ha respondido mis preguntas durante el trayecto. Me resulta muy difícil asimilar mi suerte, pero entiendo que he sido objeto de un cambalache —de una miserable transacción comercial— y que ahora mi vida es una hoja marchita que vuela sin control alguno, solo me queda soportar un destino que no puedo cambiar. Se trata de una vivienda en un barrio marginal, no creo que tengan lugar para mí. Al entrar, alguien grita «¡Llegó el tullido!», mientras ella lanza un carajaso, me pone entre las piernas el cartucho con mis cosas y me guarda en un closet, sí, tal como lo escuchan, mientras me espeta que ese es desde ahora mi lugar, y me advierte como una admonición que no grite, que no me queje, que no moleste, que no llore, pues cada vez que lo haga me dejará sin comer y ni siquiera me aseara, luego enciende la bombilla y cierra la puerta. Yo sollozo, no me atrevo a llorar, a reclamar, podría hacer mucho ruido.

Vistas: 64

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Que grato es poder leer un cuento tan bien narrado entre tantas poesia, grcias amigo, Marco

GRACIAS MIL AMIGO POETA MARCOS, SALUDOS CORDIALES

RSS

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji