EL REENCUENTRO

 

Corría la década de los cincuenta, en ese momento no era normal ver a tantos indigentes por la calle.

Un día, apareció Horacio por el barrio, y en un terreno baldío, se construyo una tapera. A la inversa de lo que suelen ser los “cirujas”, este era un hombre cuidadoso y educado. Saludaba a todos los vecinos con cortesía, aunque algunos huyeran despavoridos ante su acercamiento, y se esmeraba por tener siempre su persona y su ropa limpia. Se lo veía con un sobretodo negro y un sombrero del mismo color, que levantaba en el saludo y su único tesoro se componía de algunos libros, que leía con abstracción.

Al principio, todos lo esquivaban y se molestaban con su presencia. Horacio, no comprendía el por qué de esa reacción, él no molestaba a nadie y... tampoco recordaba, cómo era que había ido a parar allí, ni nada en absoluto de su pasado. Tan sólo un sueño recurrente, parecía conectarlo a él: Por las noches, el llanto de un bandoneón, lánguido y triste, parecía horadarle la cabeza y cuando el sonido parecía invadirlo todo, recién allí, surgía nítida y brillante, siempre la misma imagen: Veía a un hombre mayor que con un paño de franela sobre una de sus piernas, pulsaba un bandoneón, arrancando del instrumento, negro y lustroso con incrustaciones de nácar, celestiales melodías que transportaban a los cielos. Y frente a él, un niño, que lo miraba absorto, con los ojos arrobados, hipnotizado por la música. Y estaba seguro que ese era un eslabón de su ayer... mas, no podía dilucidar quiénes eran los personajes y qué mágicos hilos lo ligaban a ellos. Siempre despertaba sentándose en su precaria cama, transpirado y con el pulso acelerado.

Si bien, Horacio no se quejaba por el rechazo de la gente, su alma sensible no dejaba de sufrir por las reacciones. Luego suspirando pensaba. “Bueno, sus motivos tendrían para hacerlo”.

Cierto día, en que pensativo revolvía el reluciente “tachito” con el mate cocido, la vio dar vuelta la esquina, parecía un ángel con el guardapolvo blanco de tablitas, ceñido apretadamente a su pequeña cintura. Él no podía dar crédito a que después de tanto desprecio, alguien del barrio, le sonriera. ¡Pero, sí, era verdad, ella lo estaba haciendo! Iba acercándose a la vereda del baldío, con paso tan elegante, que sus pies, parecían no rozar el piso. Era alta y espigada y cargaba en su brazo derecho, algunas carpetas y libros. Él tímidamente la saludó y ella, amplió aún más su sonrisa en la respuesta. Y siguió caminando prestamente, hacia la parada del colectivo. Todas las mañanas, Horacio esperaba con ansiedad, el paso de la niña, que no debía de tener más de… catorce o quince años, Sólo por ella, en un viejo cuaderno encontrado, comenzó a escribir poesías, con un lápiz diminuto. A él le parecía que ella era un ser mágico, que lo sacaba de las tinieblas en que estaba inmerso, algo así, como un ángel… un toque divino.

Ella comenzó a pasar un poco más temprano y comenzaron a dialogar. Él se enteró que ella estaba en segundo año de la Escuela Normal y ella supo que a Horacio, lo apasionaba la lectura. Al provenir ella de una familia de profesionales, poseedores de una basta biblioteca, le fue prestando diversos libros para que leyera.

Un día él le comentó del sueño que lo atormentaba, y le contó que luego de presentársele las imágenes en movimiento y de tonos brillantes, ellas se petrificaban e iban virando al sepia,  lentamente, para que el sonido del bandoneón, lo inundara todo nuevamente. Ella, mirándolo a los ojos, le dijo, que no se atormentara y prometió que iba a ayudarlo a reencontrarse con su pasado.

Transcurrió el tiempo y el breve encuentro mañanero, inundó de sol la vida del pobre lingera. Los vecinos, al ver que la hija de los Doctores, hablaba con él, comenzaron a saludarlo y le acercaban algunos víveres. Cierto día, Horacio comenzó a observar, que todos lavaban las veredas más seguido de lo acostumbrado, que pintaban con cal los cordones de las mismas y que los chicos al pasar, dejaban como huella, un profundo olor a alcanfor. Al leer los diarios viejos que le regalaban, supo que la epidemia de “poliomelitis”, se estaba cobrando una abultada cantidad de víctimas fatales.

Una mañana en que él estaba esperando, como siempre, que ella diera vuelta la esquina, su musa, no apareció. En vano la esperó ese y los siguientes días. Sabía que ella vivía a escasas cuadras, pero jamás se había tomado el atrevimiento de llegarse hasta su casa, ¡Pero ya no podía esperar más!... y guió sus pasos hasta allí.

La casa con hermoso jardín, estaba llena de gente y las enormes coronas, se sucedían hasta la vereda. Desesperado preguntó qué había pasado y la respuesta de los doloridos rostros fue que “la polio”, se la había llevado.

Horacio, desesperado, comenzó a correr, llorando enloquecido, sin saber su rumbo. Al caer la noche, agotado por la fatiga, se sentó en el portal de una vieja casona abandonada y al apoyar su dolorida espalda contra la reja, ésta se abrió con un chirrido profundo. Entró al jardín enmalezado y se desplomó debajo de un añoso pino. Ya sin lágrimas pensó, que no tenía sentido su vivir, que lo único que le brindaba fuerzas, no estaría nunca más para alentarlo. Vio una soga enrollada en el piso y una de las ramas del pino que le servirían para concretar su pensamiento.

Cuando estaba pasando la soga anudada por su cabeza, la vio, estaba más hermosa y radiante que nunca. Comenzaron a escucharse los compases de un tango en los gemidos de un bandoneón y ella, tendiéndole la mano le dijo:

- Yo, no olvido mis promesas-

Horacio se aferró a la mano con desesperación y siguiéndola, penetró en la casona. Al subir por la escalera de madera que se quejaba a cada pisada, las notas del bandoneón, se hacían más intensas, más vibrantes y ya en la boardilla, la puerta de un ropero de cedro con un enorme espejo, se abrió ante ellos. Horacio, no entendía nada, frente a él estaba el bandoneón de sus sueños y un cofre de madera, repleto de fotos y documentos.

Cuando se despertó, tenía el bandoneón entre sus manos y sin pensarlo, era él quien  arrancaba de ese “fueye” la melodía de un tango susurrante.

Todas las ideas se agolpaban en su mente pugnando por salir... y recordó: Era ese el bandoneón de su abuelo, quien con tanto amor le enseñó a pulsarlo, eran esos todos sus documentos con su foto. Y por lo que en ellos decía, era esa,  la casa de sus ancestros que estaba a nombre de él, en suma… su casa.

El ángel que lo ayudara, había volado hacia otras dimensiones, pero le había obsequiado, como último regalo: El puente hacia su vida pasada, su conexión con el ayer, en suma…su propia identidad.

 

Ana María Sanchis

Vistas: 207

Respuestas a esta discusión

¡ Gracias, Norma! Besos

Besos

¡¡¡ Mil gracias, Mab!!! Besos

¡¡¡ Mil gracias, Miriam!!! Besos

¡¡¡ Mil gracias, Beatriz!!! Besos

Querida Ana María

 

Qué historia tan bien relatada,

me gustó mucho la amistad y el

cariño que surgió entre los personajes.

La magia siempre ocurre en nuestras

vidas y a Horacio, la magia fue su

salvación ayudado de la mano de su

amiga que se transformó en su bello ángel.

¡Feliz día del amor y la amistad!

Me encantó leer tu trabajo.

¡Felicitaciones!

Un beso y un cálido abrazo desde mi verde valle.

 

Cecill Scott.

¡¡¡ Mil gracias, Cecill!!! Me da mucho gusto que te haya complacido leerme.

Besos enormes desde mi Buenos Aires: Ana María

Gracias poetisa Ana María Sanchis

Tu relato es excelente, hace vivir a cada momento el proceso del reencuentro. Bendiciones.

RSS

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji