Vicente Antonio Vásquez Bonilla

 

El día lucía claro. El sol con generosidad iluminaba el monótono paisaje marino, sin que ninguna nube estorbara su exitosa labor y sin la menor huella de cercana tormenta. Nada presagiaba la llegada de problemas de ninguna naturaleza. 

El barco mercante, de calado medio, avanzaba tranquilo, surcando las aguas del océano Atlántico. Con parsimonia bordeaba las costas de África, rumbo al puerto francés de Marsella.

            Desde el puente de mando, el piloto de turno bostezó debido a la calma chicha que le resultaba hasta aburrida. Minutos más tarde, distinguió en el horizonte un bulto negro que al parecer flotaba al garete. El navío continuó su marcha en esa dirección y, conforme se acercaba al objeto que aparecía y desaparecía ante sus ojos por efecto del incesante movimiento de las aguas, vio que se trataba de una balsa negra de goma, ocupada por  tres personas de tez morena, quienes, con frenéticos movimientos de sus brazos, trataban de atraer la atención de los tripulantes del navío.

            El barco se acercó a la balsa y, tras realizar los tripulantes una fácil maniobra, con destreza rescataron a los tres náufragos. Dos hombres y una mujer, cada uno portaba una amplia maleta con sus enseres personales y deportivos, según dijeron después de la acción de rescate.

Los tres náufragos se presentaron ante el capitán.

—Somos atletas —Indicó el de mayor edad—. Mi nombre es Abdel Alim, mi compañero es Hashim y nuestra bella acompañante, responde al nombre de Amatullah. Viajábamos como pasajeros en un bergantín que zarpó de Casa Blanca, Marruecos, con destino a las Islas Canarias, en donde competiríamos en una justa deportiva amateur. Todo marchaba bien y de repente, sorpresivamente, el bergantín naufragó. Fue algo tan inesperado y tan rápido que no tuvimos ni tiempo para enterarnos de qué fue lo que pasó.

Los marinos que escuchaban al rescatado atendían con curiosidad y atención.

—Gracias al misericordioso Alá, alabado sea su nombre por siempre, y a que nos encontrábamos en cubierta con nuestros bártulos a la mano, abordamos con premura la primer balsa que estuvo a nuestro alcance y por tal razón estamos contando el cuento —hizo un breve silencio, tratando de vencer la emoción que lo embargaba y continúo—. Desconocemos el paradero de las otras personas, pasajeros y tripulantes; sólo nos dimos cuenta que varios de ellos, tratando de salvar la vida, abordaron otras balsas. Después de esta desagradable experiencia, lo único que deseamos es llegar a tierra firme. Sin importar el lugar. A dónde sea. A dónde nos hagan el favor de conducirnos, estará bien.

—Estamos muy agradecidos con el Altísimo y con ustedes —agregó Hashim.

—Sí —intervino la dama, con los ojos humedecidos—. Y no seremos una carga para nadie. Desquitaremos sus atenciones trabajando en lo que sea.

—No hay necesidad de eso —les respondió el capitán del navío—. Es un deber humanitario prestar ayuda a cualquier náufrago. Es la ley del mar. Hoy por ti y mañana por mí. Sonrió.

 

El capitán les asignó un camarote para los tres.

—Por favor, excúseme —dijo el capitán, dirigiéndose a la dama—, pero no disponemos de otro para usted, Amatullah.

—No se preocupe, capitán —indicó la atleta—, ya nos las arreglaremos.

Sin embargo, a pesar de que los rescatados no tenían ninguna obligación, según se les hizo saber, después de acomodarse en el camarote estipulado, con presteza demostraron su buena voluntad y de que no hablaban por hablar. De inmediato buscaron tareas en que ayudar y, de hecho, manifestaron que todo el tiempo estarían prestos a realizar cualquier faena. Entre otras cosas, aseaban la cubierta, los pasillos y todos los ambientes del barco, incluyendo el cuarto de máquinas. Parecían ser personas, agradecidas, colaboradoras e incansables.

En el atardecer, el buen clima continuaba reinando y el barco proseguía en buena forma con su derrotero trazado. Y cuando parecía que nada los molestaría, apareció en las alturas un avión de guerra, tipo caza, P-51, Mustang, sin lucir ningún tipo de identificación que revelara su origen o nacionalidad.

Sobrevoló el barco a baja altura, despertando la curiosidad de los marinos, y con sorpresa vieron que, después de cobrar altura, retornó en picada y empezó a disparar contra el navío. Los atletas rescatados se refugiaron en el camarote que se les había designado y los tripulantes de la nave, en desbandada, se pusieron de inmediato a buen resguardo. Después de la sorpresiva rociada de plomo, el avión cobró altura, se alejó y desapareció en el horizonte.

Los disparos estropearon parte del puente de mando, causaron agujeros en la cubierta y rompieron los cristales de varios ojos de buey. Todos los ocupantes del mercante se quedaron asustados, fríos y preguntándose a qué se debió tan inusitada agresión.

Por radio se informó del incidente a las autoridades francesas.

Los cristianos dieron gracias a Dios por no haber bajas humanas que lamentar, y los deportistas rescatados agradecieron a Alá, que una vez más salvó sus vidas. Todos coincidieron en que quizás se debió a una equivocación y que el piloto, al percatarse del error, simplemente se retiró.

Después del susto y de la limpieza de los destrozos causados por la agresión, los tripulantes que no estaban de turno y los deportistas se retiraron a descansar y pasaron una noche tranquila, pero, para algunos, llena de sobresaltos por la experiencia vivida.

Al día siguiente, de nuevo el clima se mostraba benigno. Todo el mundo desayunó e iniciaron sus labores cotidianas. Los atletas rescatados de inmediato buscaron tareas en que colaborar y de esa manera se desplazaban con entera libertad por todo el barco, portando enseres de limpieza, que incluían cubos, trapeadores y productos envasados. En poco tiempo se habían ganado la simpatía de los marinos y veían su presencia con naturalidad.

—Yo limpiaré la banda de babor —señaló la deportista Amatullah a su compañero más joven, Hashim— y tú la de estribor.

—Mientras ustedes limpian —indicó el tercero de los rescatados, Abdel Alim—, revisaré la cubertada para ver si no hay cabos sueltos y si se encuentra bien asegurada.

Los tres iniciaron las labores acordadas entre ellos. Mientras el capitán, desde el puente de mando, los veía con simpatía.

—¿Te fijaste? —dijo uno de los marinos que trabajaba en la cubierta, a su compañero—. Estos dicen ser atletas, pero utilizan términos náuticos con familiaridad, como si conocieran del oficio.

—Sí, me parece raro, y qué casualidad que ese pinche avión nos atacó después de rescatarlos.

Los dos marinos guardaron silencio y se sumergieron en sus pensamientos, mientras continuaban con sus labores.

Transcurrió la mañana con normalidad, pero después de almuerzo, el pánico se adueño de los ocupantes del barco. El avión apareció en el horizonte cercano y, por aquello de las dudas, todos corrieron a resguardarse en prevención de cualquier ataque.

Los ocupantes del navío no se equivocaron. De nuevo fueron agredidos.

Providencialmente, los náufragos estaban cerca de su camarote y con presteza, se protegieron en él. Desde la seguridad de su refugio sólo escuchaban el funesto sonido de los disparos y el golpeteo de los impactos haciendo blanco en el exterior de la embarcación.

En esta oportunidad, la nave aérea dio dos pasadas sobre el barco, disparando y causando nuevos daños. Esta vez alcanzó a estropear parte de la carga que se encontraba sobre la cubierta.

El avión se retiró.

Los tripulantes del navío, conforme el temor los iba abandonando, fueron saliendo uno a uno. Varios, aún con el sistema nervioso alterado, temblaban, pero todos con el asombro pintado en sus curtidos rostros.

—¿Hay algún herido? —preguntó el contramaestre con ansiedad.

—Parece que no —respondió el primer oficial—. Gracias a que todos buscaron refugio al nomás aparecer ese hijo de puta.

De nuevo se elevaron plegarias de agradecimiento, tanto a Dios como a Alá.

—¡Todo el mundo a trabajar! —ordenó el capitán—. Revisen, hagan inventario de los daños, efectúen las reparaciones de urgencia y me informan. ¡Pero ya!

Todos, sin excepción, se dedicaron a cumplir la orden y de nuevo se informó, a los mandos franceses sobre el alevoso ataque.

Las autoridades dieron la orden de que de inmediato se dirigieran al puerto galo, para evaluar los daños e iniciar las primeras investigaciones.

—¿Te fijaste? —dijo el marinero que había hecho un comentario el día anterior—. De nuevo nos ametrallaron, y todo comenzó después de rescatar a estos musulmanes.

—Sí, compañero. Aquí algo huele muy mal. Tenemos que vigilar a éstos y ver realmente quiénes son.

—Menos mal —acotó— que no tienen la intención de hundirnos. Si esa fuera la finalidad, el piloto hubiera disparado los cohetes que van adosados al avión.

—Así es. Quién sabe cuál sea el objetivo de dispararnos de ese puñetero, pero sin hacernos mayor daño. Vamos a ver al capitán y le comunicamos nuestras sospechas.

Los dos marinos se dirigieron al puente de mando y le participaron sus inquietudes.

 

Mientras los atletas se desplazaban por el barco haciendo, y haciendo como que hacían, el primer oficial, por orden del capitán, ingresó al camarote de los rescatados y, al registras sus maletas, encontró explosivos plásticos, estopines, detonadores, tres chalecos con suficientes cartuchos de dinamita para auto inmolarse y un sofisticado equipo de comunicaciones.

El primer oficial, con sumo cuidado, dejó todo tal como lo encontró para que no detectaran el registro y enseguida corrió a informarle al capitán sobre el alarmante hallazgo.

El capitán llamó a los dos marineros que habían dado la voz de alarma y los felicitó.

—Pero… ¿cómo fue que llegaron a sospechar de esos hijos de mala madre?

—Mi capitán, yo trabaje varios años en el Medio Oriente y me llamó la atención los nombres de los falsos náufragos; porque creo que eso es lo que son.  El mayor de ellos, se hace llamar Abdel Alim, el otro Hashim y la mujer Amatullah. Me atrevo a asegurarle que no son sus verdaderos nombres. Deben de ser sus seudónimos de combate o de lo que sea.

—Pero eso… ¿qué tiene que ver? ¿Qué tienen que ver sus nombres con los propósitos de su supuesta misión?

—Es que los nombres en su orden, tienen los siguientes significados: Sirviente del Omnisciente, Destructor del mal y Mujer sierva de Allah.

»Al principio consideré los nombres como algo natural en el ámbito de su cultura o como simple casual conjunción; pero luego de los ataques aéreos, de la coincidencia de que durante los mismos, como si lo supieran de antemano, ellos estaban a buen resguardo dentro de su camarote, aunado a la libertad de movimiento que tienen dentro de la nave y a la medida limitada de los ataques, entré en sospechas.

»Para mí son terroristas. ¡Fanáticos!

»Imagínense, un peligroso fanático dispuesto a todo, que se cree al servicio del Omnisciente. El otro, un destructor del mal, y qué tal que el mal lo representamos los occidentales; y la fulana, una sierva incondicional, programada para inmolarse.

»Deben de ser guerreros de la proclamada jihád o sea de la temida guerra santa, fruto del odio y de la intolerancia.

Los oficiales del barco, en silencio, se veían unos a otros sin poder creer en lo que oían y que ellos, en su ignorancia, pasaran a ser instrumentos y víctimas del abominable terrorismo.

Lejos estaban los marinos de saber que la balsa salvadora del supuesto naufragio había sido “plantada” en el trayecto del barco para que, en hipotético gesto humanitario, recogiera a los falsos atletas y los transportara a su ya de antemano conocido puerto de destino.

Durante el trayecto, los fanáticos de Al-Qaeda “sembrarían” en lugares estratégicos del barco suficientes explosivos plásticos —lo que ya estaban haciendo— para convertir la nave en una mortífera bomba que harían estallar en el puerto de Marsella, causando la muerte de varios cientos de personas y la destrucción de la infraestructura portuaria.

La acción planificada pasaría a ser un golpe maestro del terrorismo internacional y propagandístico del implacable extremismo.

Los restringidos ataques aéreos que sufrió el barco, de acuerdo con el plan “B”, servirían para justificar la conducción de la nave a los astilleros marselleses, con el propósito de repararle los daños causados y, de preferencia, detonar la “bomba” en ese estratégico lugar, por considerar que causaría mayores daños, deteniendo la industria naviera.

Los chalecos explosivos estaban previstos para que los tres seudoatletas, en caso de que el plan inicial fallara y de ser descubiertos en suelo galo, se pudieran inmolar, o, en el caso de no alcanzar a utilizar los detonadores destinados para el barco, ellos mismo sirvieran de detonantes.

 De inmediato, a las autoridades francesas se les informó sobre los hallazgos, y antes que el barco mercante llegara a puerto, en una acción relámpago, fue interceptado. La operación antiterrorista, en la que intervinieron un guardacostas y dos helicópteros, tomó por sorpresa a los tres extremistas, sin que tuvieran a mano los detonadores para volar el barco ni los chalecos puestos para hacer el viaje prometido al paraíso.

Mientras que los actuales líderes: discípulos de Usama bin Laden, el extinto líder de Al-Qaeda y sus más cercanos colaboradores, a buen resguardo y haciendo gala de un sacrificio sin parangón, aún se quedarían un tiempo más en este mundo, sufriendo las pecaminosas consecuencias de la vida terrenal y reclutando a otros que desearan hacer el viaje directo y sin escalas al soñado paraíso, y de paso, llevándose de compañía al mayor número posible de infieles. Por supuesto, sin dar los dirigentes el ejemplo de la exigida y bendita autoinmolación.

 

Vistas: 136

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL para agregar comentarios!

Únete a SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el junio 18, 2012 a las 1:42pm

Estimada María C.: Que sorpresa, este cuento lo daba ya por perdido en ciberespacio y tu lo resucitas. Gracias por tu lectura y tu amable comentario. Besos, Chente.

Comentario de María C. escalante el junio 18, 2012 a las 1:24pm

 Excelente  cuento, de una realidad muy triste. Dios que es dador de vida no puede estar contento con esta decisión de algunas personas.

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el febrero 6, 2012 a las 2:18pm

Estimada Zulay: Gracias por tu lectura y por tocar con tus letras mi sesible corazón. Besos, Chente.

Comentario de Zulay Marlenne Moscosso el febrero 5, 2012 a las 12:57am

wooooowwwwwww,,,, simplemente extraordinario,,, necesitaría mas  calificativos,,,, tal vez,,,,, jocoso, locuaz, genialidad en el armado de tan sorprendente lineas ,  que me mantuvieron en el precipicio de mis sentidos,  interminable los suspensos de la dedicaciòn que reino en su diseño para mantenerme atenta, mordiendo esta sabana de deleite,,,  

Vicente,,,,,,,,,,,,,,,,

  pluma de marfil intacta

donde cada senda de su

escritura, el amor a las

letras està presente .

Bendiciones miles,,,

a su ♥   augurando

desde mi sillòn   el

màs  delicioso nectar

por permitir que  sus

afamadas lineas  las

pueda leer YO......

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el febrero 4, 2012 a las 8:11pm

Querida Senda, mi poetiza preferida: Gracias por tus palabras, me estimulan a seguir escribiendo, aunque pocos me lean. Besos, Chente.

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el febrero 2, 2012 a las 3:51pm

Martita linda: Gracias por tu lectura y por tu animoso mensaje. Besos, Chente.

Comentario de Marta Díaz Petenatti el febrero 2, 2012 a las 2:19pm

Vicente Antonio, me ha tenido sentada en el borde de la silla sin moverme hasta terminar de leerlo, realmente me ha gustado muchisimo, tiene intriga, suspenso y está escrita en forma perfecta.

Felicitaciones por su pluma y por su mente

Cariños

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el febrero 1, 2012 a las 9:14pm

Estimado Jhonny: Gracias por tu reflexivo mensaje. Un abrazo, Chente.


ADMINISTRADOR
Comentario de Jhonny Olivier Montaño el febrero 1, 2012 a las 7:28pm

Interesante relato amigo Vicente, me ha gustado su buena presentación y estilo impecable, además de la fluidez con que se van hilvanando las palabras y las ideas a medida que se desarrolla la trama. Se hace mención de la Fe sin importar el Dios ni la religión y eso nos deja un mensaje de igualdad, sin embargo, nos obliga a reflexionar  con respecto a las diferencias de creencias, al tocar sutilmente el tema de la inmolación para ganarse el paraíso prometido, mientras que por otra parte, se observa esto como un vil asesinato, distintos puntos de vista, ambos cuestionables dependiendo del cristal con que se mire. Quién puede tener la razón cuando se actúa de acuerdo a las creencias por las cuales somos capaces de cualquier cosa, tema para reflexionar.

Al final un mensaje que impacta por su realismo debido a la situación actual que se vive en algunos países del mundo afectados por el terrorismo.

 

Excelente trabajo, felicitaciones…

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

PÁGINA HERMANA OME

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

http://organizacionmundialdeescritores.ning.com/

 

CUADRO DE HONOR
########

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji