Es este artículo un extracto de mi prólogo al libro Todavía el olvido, del joven narrador, cronista y poeta Andrey Araya, publicado en la Editorial de la Uned (2013)

Cuando un poeta, imbuido de nostalgia o de euforia, inicia su peregrinar por las palabras, va dejando inmanencia, la esencia de su ser y de las cosas que nombra, aún en medio de su necesidad descriptiva, narrativa, de su coloquio, de sus referencias contingenciales. Y cuando un contador de historias, un narrador, imbuido por su imaginación, inicia sus palabras, va dejando lo inseparable de los acontecimientos que nacen, alimentados por sus vivencias, incitándonos a una lectura signada por el devenir.

Pero cuando Andrey Araya Rojas, imbuido como contador de historias por su imaginación y su vivencia, pero también por sus nostalgias, euforias, iras y locuras, ternuras y pasiones, cuando se instala frente al computador, o toma su bolígrafo nocturno o diurno – no importa -  y una hoja en blanco, se deslinda o selecciona, porque sabe su oficio, para narrar una de sus historias, entonces sabremos pronto, al ir leyendo sus cuentos de Todavía el olvido, que no solo nos incita con los acontecimientos, sino que nos va dejando, detrás de las palabras, esa inmanencia del ser, de las cosas que nombra.  Y sus personajes ya son vida, ya son sueño, ya son parte nuestra, porque nos tocan con su aliento, con su metáfora implícita, en lo más hondo del alma.

Los lectores encontrarán en sus cuentos el hondo aliento de la poesía que viaja detrás de las palabras, aunque éstas estén ocupadas en narrar, en conceder breves descripciones ambientales, en desarrollar con trazos la psicología de los personajes, en resolver las historias aunque nos deje, en el fondo, la misión de una conclusión más nuestra. Y sobre todo, nos obsequie su vena poética para trascender las historias en el ejercicio mayor de la lectura: la trascendencia de lo evidente para asumir la profundidad.

Son trece historias: las hila un estilo, una propuesta, las hilvana la vida, rica en matices, las hermana el vuelo poético, la inminencia nos guía, la inmanencia nos salva. En ellas, Araya Rojas, va de la peripecia y los ambientes sórdidos urbanos, aunque siempre teñidos de nostalgia, a esa vena de erotismo entusiasta como su juventud.

No pretendo hablar aquí de sus historias;  voy a hacer sólo un acercamiento a su narrativa, voy a dejar testimonio de algunos trazos de una prosa exquisita que nos invita a leer y releer con el regusto, estas historias que son más que eso, literatura de la que llega para quedarse en el ámbito de la muy variopinta producción costarricense, asentada en los ligámenes con la tradición y con las nuevas propuestas.

En ocasiones, el hilo narrativo discurre por un acertado contar en segunda persona. El narrador le habla al tú, relatando lo que, paso a paso, va haciendo, pensando, es una omnisciencia profunda de sus personajes, algunas veces mujeres (¡qué bien parece este autor compenetrarse también con lo femenino, conectarse quizá, conocer, hurgar en esas almas tan diferentes que nos acompañan!): “Pero no puedes dejar de sentir la mordedura sexual en tu vientre. Algún instinto que creías olvidado te hace arrimar tu nariz a la puerta para oler algo, un aroma deseado pero casi extraño en la distancia que ahora pones entre tú y él, entre este momento planeado con maquiavélica precisión y tu aquiescencia casi humillada.”.(¿Quién llora por las tortugas?”)

Lo psicológico de este cuento nos lleva a la develación de un alma atormentada por un trauma que se devela por instantes desde  la infancia. Y nos hace compenetrarnos, sentir esa lágrima, leve, que baja como una sombra ínfima por su mejilla. (Aquí hago paráfrasis de un final requerido).

En “Duermevela para un cuento”, la  historia de amor y poesía se entrelazan, el afán de la narración en primera persona también acude al tú lírico, es un cuento-poema, es una incitación a la nostalgia desde un eros que nos lleva a las ventanas de un cuarto, a asumir la vida como poema, como lucha con las palabras, a no dejar que el olvido nos regrese a la nada: “Yo hablaba sobre el silencio, esa parte esencial de la musicalidad de toda obra, incluyendo las literarias. Pero tú sabías que, en el fondo, hablaba del silencio que poco a poco nació entre nosotros. El silencio que tú misma fuiste creando desde el momento en que llegó…”

Y el erotismo se desboca aún más con el “Bolero”. El nosotros pronombre se posesiona muchas veces en el libro, en los instantes del libro que requiere la complicidad con el otro, en lo sexual,  en ese encuentro insondable que tiene de destino la sed urbana, que a veces es más “hacer” que “ser”, como paradigma de contemporaneidad. Y después: “Un breve descanso antes de trepar nuevamente a la normalidad de nuestras vidas, al trabajo perenne y falso, a la calle torcida de preguntas, a las tardes húmedas pero sin vida”.

Y lo cotidiano siempre está transido de poesía: “…hasta el whisky en mi vaso comenzaba a aburrirse, así que levanté la mano como el náufrago que pide auxilio a un barco que ve a lo lejos, para pedir la cuenta”. (El alma del diablo). Este cuento es un homenaje al jazz, eso se respira, se escucha al fondo, adelante, se percibe por todos los poros. Así como muchas otras menciones culteranas que van delatando el gusto del autor, el jazz es aquí una presencia viva, en la penumbra del bar, la silueta del saxofonista se vuelve una presencia ineludible, el crítico acerbo se va a enfrentar con su propia vida en los destinos finales de la otredad doliente que lo roza, lo desarma, lo deshace, y las dudas ontológicas nos van dejando la secuela de nuestras propias interrogantes: “Divinizar lo maravillosamente mundano es un absurdo y, en todo caso, si algún ente superior dominara a los grandes músicos, no sería precisamente Dios. No, tendría que ser el Diablo. Sólo él entendería el espíritu turbulento y libremente creativo del ser humano”.

En el cuento “Un día de gracia” el autor ha ido de nuevo a utilizar la segunda persona, pero ahora en vez del tú, usa el vos, tan propio de nuestro coloquio, para dirigirse a un interlocutor interesado en el nuevo cuento: un receptor explícito. En éste, encontraremos de nuevo joyas de un ineludible erotismo, así: “Quería volver a sentirla casi como una sombra, como un murmullo que me roza con el vaivén de una marea oscura rompiendo entre las sábanas. Me acerqué a ella, despacio. Sin darme cuenta, vencí la distancia entre los dos, hasta que no quedó más que un hilo de luz, como un pequeño signo de interrogación entre ambos”. Y su final encuentra su enigma regresando a ese receptor para que la historia siga dando la vuelta esperada, entre los personajes.

“Ella, Cortázar y el pez” se inicia con una cita poética de Benedetti y es quizá la mayor destreza en aprender de un maestro del cuento, que he advertido por los periplos de mis lecturas, pero también de la inmanencia de la poesía donde quiera que esté: “Se irguió desde el suelo hasta la mitad de mis piernas como una enredadera alrededor de una ruina ancestral. Los dos espacios grises de su mirada se multiplicaron en todos los espejos opacos de mi cuerpo inmóvil”. Veamos, en esta otra cita, el halo de lo narrativo de este homenaje a ese grande de la prosa: “Y después de dar el último grito de placer atado al manto tibio de la mañana, me quedé inmensamente quieto, inmovilizado en el estupor de saberme un personaje, el que ella creó para estas páginas en las que creí tener conciencia de mí mismo, y me aferré con mis brazos de niebla a sus caderas inexplicables, comprendiendo lo que ahora sabía, sin saber por qué lo sabía”. 

Y como no mencionar otros cuentos, Historia en Brando’s, o El gusano de Einstein, son páginas memorables, cito por ejemplo: “Trato de examinarla sin que se dé cuenta. Es difícil, las mujeres siempre saben cuando las miran. Escalo por los paletones mal formados de la falda india. Intento abarcar todo el espectro antes de que vuelva la vista y tome conciencia de la pequeña violación a su intimidad. Un bolso con libros cuelga del respaldar de la silla, balanceándose al compás de una brisa que se las arregla para sortear la puerta…”

“Claro de luna" y "El muchacho de la lluvia", qué sed de cuentos e inmanencia, para entregarnos luego a un episodio biográfico que  marcaría por siempre la sed del escritor, según me lo confesó un día, y esto que sigue es parte de ese maravilloso relato epifánico: “Pero, aún así, siente a su tía emanar en cada rincón. Le encanta notar la esquina de un cuadro ligeramente inclinada, ver la ennegrecida punta de su dedo índice al pasarla sobre algún lugar que no ha sido bien sacudido, la gaveta de algún cajón entreabierta como si gritara ser completamente liberado de su silencio. Percibe ahí la acumulada presencia de Carmen ejerciendo día con día la delicada disciplina del desorden. Se asusta por tener esos pensamientos que sabe no son normales en un niño de su edad, pero no ha podido evitar nunca el estremecimiento, la mota de asombro que le llena la garganta cuando husmea en los pequeños detalles”. (La tía Carmen y el dinosaurio).

Para concluir el libro, nada más que remitirnos de nuevo al olvido, que es remitirnos a la memoria, constructora de esa necesidad de contar que tenemos desde la ancestralidad, alimentados por los ejes de la vivencia que jalonan la imaginación: “Pero ella sí olvida de verdad mientras ve a los niños alejándose a través de la ventana, mientras mira  las caras desconocidas e indiferentes que tiene a su alrededor. Observa aquel barrio, mientras lo olvida, mientras olvida hacia dónde se dirige, recordando tan solo un nombre breve, insignificante, sin mayor valor que el de darle un simulacro de personalidad, de una individualidad recién perdida, o, mejor dicho, olvidada: Alicia”. (La memoria de Alicia).

Quizá aún no he demostrado nada de lo que les hablé al principio, en realidad de eso no se trataba este breve prefacio. Lo que sí espero es haber mostrado un poco al narrador y poeta que tenemos ante nos, con breves pasajes de sus cuentos; para ahora, queridos lectores, invitarlos a degustar las páginas que prosiguen, esperando haya propiciado yo esa sed para ir a escanciar (quizá sin éxito total, pero con placer) estos textos de “Todavía el olvido”, una búsqueda mayor de ser, de la mano de Andrey Araya Rojas”.

 “Me retroalimentan los poetas con su sed de sugerencias infranqueables” - me ha dicho este joven autor que ha poco obtuvo el Premio Joven Creación en el género de la crónica, en concurso convocado por la Editorial Costa Rica. Andrey inició su labor literaria en el Círculo de Poetas Costarricenses y la continuó en los talleres del Grupo Literario Poiesis, esperamos pronto su primer libro de poemas y más cuentos y crónicas, de las cuales ya la Editorial Costa Rica publicó su obra premiada en la Revisa Pórtico.

Ronald Bonilla

Premio Nacional de Cultura 2015

Andrey Araya en el Recital Altar de los poetas, del Grupo Poiesis. 2016

 

Vistas: 38

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL para agregar comentarios!

Únete a SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL

Comentario de liliana gonzalez el julio 26, 2021 a las 9:08pm

Observa aquel barrio, mientras lo olvida, mientras olvida hacia dónde se dirige, recordando tan solo un nombre breve, insignificante, sin mayor valor que el de darle un simulacro de personalidad, de una individualidad recién perdida, o, mejor dicho, olvidada: Alicia”. (La memoria de Alicia).

MUY BUENOO

GRACIAS 

MARY


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Ronald Bonilla Carvajal el julio 21, 2021 a las 4:20pm

Gracias,Críspulo por el bello mensaje, abrazos

Gracias,Magnolia, por  tuamable lectura y comentario, abrazos


ESCRITORA DISTINGUIDA
Comentario de Magnolia Stella Correa Martinez el julio 21, 2021 a las 10:46am

Magnífica crónica.  Es un gustazo leerte amigo Ronald.

Saludos


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Críspulo Rufino Cortés Cortés el julio 21, 2021 a las 2:11am


ESCRITOR DISTINGUIDO
Comentario de Ronald Bonilla Carvajal el julio 20, 2021 a las 4:07pm

Gracias, Elías, por el destacado, abrazos


ADMINISTRADOR
Comentario de Elias Antonio Almada el julio 20, 2021 a las 3:52pm

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

PÁGINA HERMANA OME

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

http://organizacionmundialdeescritores.ning.com/

 

CUADRO DE HONOR
########

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.


Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji