Vicente Antonio Vásquez Bonilla

 

Soledad y Pablo ingresan al restaurante El Tiburón Sholco, buscan un lugar apartado y ordenan un par de copas con el licor más apetecible del lugar: Ron Zacapa Centenario, acompañadas de camarones empanizados.

 

            —Pablo, como tú sabes, Lesbia me ha invitado a acompañarla durante tres días en un viaje de descanso y placer a lo largo de la costa del Pacífico.

 

            —Sí, lo sé. No olvides que yo las presenté.

 

«Cómo lo voy a olvidar —se dice Soledad—, si sé perfectamente que el tal viajecito fue idea tuya y no es más que un anzuelo de Lesbia para que vivamos una aventura inédita. ¿Inédita? Sí, por lo menos para mí, porque todo el mundo sabe que ella ha recorrido mil veces ese fangoso y despreciado terreno del homosexualismo.»

 

            —No lo he olvidado, Pablo, y tampoco que fuiste tú quien me animó a enrolarme en esa aventura.

 

«Espero que ahora no se haga para atrás —piensa Pablo—. Me haría quedar mal, ya Lesbia está muy ilusionada. Y con razón, pues es un culito de antología. Con gusto se la escamotearía a esa hueca de porquería.»  

 

            —Recuerda que tuvimos largas conversaciones sobre el amor libre y sus diferentes manifestaciones. Y en principio, con valentía, manifestaste  estar de acuerdo.

 

«Siempre pensé —reflexiona Soledad— que nunca tendría el valor para acostarme con una mina, como dicen los argentinos. ¿Por qué le dirán mina a las mujeres? Será porque los paisanos del Che Guevara presumen de trabajar dentro de ellas y extraer de sus profundidades el oro del placer. ¡Sepa dios o el diablo!»

 

            —Sí, pero del dicho al hecho hay un gran trecho.

 

            —Vamos, chica. No es hora para amilanarse, el yate está por soltar amarras y ella te espera.

 

«Pero a pesar de todo —cavila la chica—, estoy aquí, con la tentación acariciando las partes íntimas de mi ser.  Sí, lo reconozco, me llama la atención experimentar, saber a qué sabe el sexo con alguien que no me va a dejar como bandera a media asta o sea a medio palo, que cuando apenas estoy empezando a calentar motores ya el incompetente minero se consumió en su propia combustión.»

 

            —Pablo, amigo mío, es privilegio de la mujer cambiar de opinión y lo estoy considerando.

 

«Tengo que insistir —se preocupa Pablo—, pues a Lesbia le debo que muchas patojas hayan pasado por mi petate.»

 

            —Sí Soledad, reconozco y acepto el veleidoso carácter de las mujeres, pero por favor mantén tu palabra.  Todos los gastos están hechos.

 

Ambos personajes, entre pensamientos y palabras, continúan jugando al pimpón interno, recorriendo los diferentes escenarios de su particular arquitectura interior. 

 

«Y luego —medita Soledad—, éste, qué ira a pensar de mí, después de que acepte ir a la cama con ese marimacho?  ¿Se burlará?  Bueno. ¡Qué me importa! En cuestiones de amor qué importa el género, si disfrutas del sagrado placer del sexo. Pero…»

 

            —Déjame pensar. No me presiones.

 

            —Mira, los seres humanos deben disfrutar de las excelencias del  hedonismo, qué como tú sabes, no es más que la doctrina que proclama que el placer es el fin supremo de nuestras vidas.

 

            —Sí, disfruto del placer pero… —se queda pensativa.

 

«La veo ahí, tan seria, tan circunspecta —piensa Pablo con aprehensión—, como quien no mata una mosca y sin embargo, la percibo dispuesta a cruzar esa línea. La línea del lesbianismo. Y precisamente con Lesbia, ¡Qué ironía! ¡Que son tiempos modernos! ¡Que el sexo ha alcanzado la mayoría de edad y que puede volar hasta la estratosfera!  ¡Huevos!  Para mí sigue siendo sagrado, cuando se trata de mi futura esposa y no pierdo la esperanza de qué lo sea. No me importa lo que hagan las otras mujeres. Qué hagan lo que quieran y mejor si lo hacen conmigo. Y como dijo un profundo pensador anónimo y filósofo callejero: cada quién puede hacer de su culo un candelero. ¡Que lo hagan! Pero sin perjudicarme.»

 

            —Soledad, la decisión es tuya. ¡Decídete!

 

«Lo noto muy pensativo —observa, Soledad— o quizás preocupado. ¿Será que se arrepiente de haberme predicado sobre el evangelio del amor libre y ahora que ya he levantado la mano para aceptar ese credo, se arrepiente. Porque teme que si llego a descubrir un nuevo placer, no retornaré a él. O serán simples celos de macho herido.»

 

            —Pero dime, Pablo, ¿acaso sientes celos?

           

«Yo soy el que debería llevarla en el barco —medita Pablo— y al mismo tiempo remontarla hasta las estrellas en la nave del orgasmo.  Suena bonito, pero me conformo con algo más terrenal.  Es cierto que he hecho el amor meciéndome en una cama colgante y en el suave zarandeo de los colchones de agua, pero me falta la experiencia de coger al vaivén de las olas o al rítmico movimiento de un tren. Darle una nueva dimensión al simple y prosaico polvo. De eso se trata, de experimentar una nueva sensación.»

 

            —Si. Pero te doy la oportunidad de escoger.

 

«Bueno, de él depende —razona Soledad— que me sumerja en la aventura de ese doble embarque o me quede pisando el sólido terreno de la heterosexualidad.  ¡Decídete cabrón y señálame el camino!»

 

            —Aconséjame, tú eres el experto.

 

«Le puedo pedir que se quede —vacila el hombre—, que huya de esa indeseable invitación. Para mí sería lo anhelado, pero temo que no me escuche.  Además, ¡maldición!, me roe la curiosidad por conocer su libre decisión.»

 

            —Sabes, confío en tu buen juicio. 

 

«¿Cuál será la intención de este puñetero de mierda? ¿Me estará probando? ¿Acaso quiere ver hasta dónde soy capaz de llegar antes de declararme su amor? O no me ama y sólo pretende dibujar una nueva marca en su libro de récord. La vulgar equis que señala una conquista más y con el agregado de haberme inducido a un adiestramiento previo para su insaciable satisfacción. ¿O será un simple hijo de puta disfrazado con el barniz de la educación superior? Y yo la víctima propiciatoria que ofrenda al dios de la carnalidad.»

 

            —Bueno, saldré de aquí y tomaré mi decisión sin tu ayuda.

 

«Ésta ya se está encabronando, se me va a escapar y quién sabe hasta dónde sea capaz de llegar. Tengo que hacer algo, pero al chilazo.»

 

            —Espera, analicemos los pro y los contra.

           

«Ah cabrón, ya empezaste a vacilar, pronto pondrás las cartas sobre la mesa. Caerás en mis manos y sabré si me amas o no. Si sólo soy una aventura más o pretendes llevarme al tálamo nupcial con todas las de ley. De eso dependerá mi decisión final, porque ahora ya me piqué y para mí, las opciones siguen abiertas.

»Mírame a los ojos. ¡Cabrón, mírame a los ojos! Quiero verme en la profundidad de los tuyos. En el fondo de ese pozo que refleja a tu alma. Necesito ver que hay allí. ¿El deseo o el amor? Porque a la postre, el acto será el mismo, pero la motivación diferente.

»Pienso, luego existo. ¿Qué digo? ¡Pienso, luego me excito! Es que no te das cuenta que mis hormonas están en ebullición. ¡Arden! ¡Necesito apagarme! »Extinguir ese fuego que me consume.

»Contigo, macho.

»O con Lesbia.

»O haciendo honor a mi nombre, en mordaz soledad.

»¡Pero ya!»

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL para agregar comentarios!

Únete a SOCIEDAD VENEZOLANA DE ARTE INTERNACIONAL

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el mayo 11, 2011 a las 5:34pm
Estimado Jorge: Gracias por tu lectura y tu amable comentario. Abrazos, Chente.
Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el mayo 8, 2011 a las 7:27pm
Estimada Vilma: Que bueno que aclaraste que era el relato, pues la imaginación tiende a volar. Gracias por la lectura y por tu amable comentario. Besos, Chente.

ESCRITORA RECONOCIDA
Comentario de Vilma Lilia Osella el mayo 8, 2011 a las 4:41pm
Vicente, ¡qué fuerte este texto! Será que existe una situación así o que tu mente es prodigiosa y frondosa. Está muy bueno el relato. Diferente, asombroso, ameno. Me gustó ( el relato ¿eh') Abrazo. Vilma Lilia
Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el mayo 8, 2011 a las 11:59am
Estimado Alberto: Gracias por tu lectura y por tu generoso comentario. Chente.
Comentario de ALBERTO O. CABREDO ECHEVERRIA el mayo 8, 2011 a las 12:04am
MUY BUENO DON VASQUEZ BONILLA, MUY BUENO EN VERDAD, FELICITACIONES
Comentario de ALBERTO O. CABREDO ECHEVERRIA el mayo 7, 2011 a las 11:57pm
MUY BUENO DON VICENTE, SALUDOS CORDIALES
Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el mayo 7, 2011 a las 6:07pm

Estimada Senda: Gracias por tu lectura y acariciar mi ego. Besos, Chente.

Comentario de Vicente Antonio Vásquez Bonilla el mayo 7, 2011 a las 6:06pm
Estimada Rita: Gracias por leerme y por tu amable comentario. Besos, Chente.

RED DE INTELECTUALES, DEDICADOS A LA LITERATURA Y EL ARTE. DESDE VENEZUELA, FUENTE DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y POETAS, PARA EL MUNDO

Fotos

  • Agregar fotos
  • Ver todos

TRADUCTOR

EnglishFrenchGermanSpain
ItalianDutchRussianPortuguese
JapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Gracias por estar aquí, compartiendo en nuestro bello portal literario.

 

Insignia

Cargando…

BLOG Y FOROS DE LA DIRECTORA, SORGALIM

 

POEMAS

1

¡ERES UN ENCANTO!!

2

¿ADÓNDE FUE MI LUCERO?

3

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

4

A PAPÁ: NUMEN DE MI HISTORIA

5

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA MUJER...

6

ADORNARÉ MI ÁRBOL

7

ALBA POSTRERA

8

CABALGAS POR MI PIEL

9

CALZADAS. SONETOS EN VERSOS ALEJANDRINOS

10

CASCARILLAS CON PULPAS

11

CHANZA 2. DEL POEMARIO: GUASACACA Y CARCAJEO

12

COLORES DEL CAMINO ESPERANZADO

13

COMPLETA, PERO ABSURDA

14

DE CLARAS GOTAS CASCADA

15

EL BESO Y LA FALSÍA

16

EL DOLOR DE MÓNICA

17

EL HOMBRE SE REDIME

18

EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA

19

ENTRE LA BRUMA DE TUS SUEÑOS

20

ESA MÚSICA SUENA A CARICIA

21

FÁBULA DEL ZORRO Y EL LUCERO

22

FLOR DE TUNA

23

GUIRNALDAS

24

INFAUSTO PROYECTIL

25

LA ASIMETRÍA DEL ÁNGULO

26

LA CLAVE DE SOL POR LA PAZ

27

LA REDENCIÓN

28

LAS GOTAS

29

LLUÉVEME

30

ME DIJO SER JUAN TENORIO Y RESULTÓ MARICELA

31

MI VARÓN ES AGRACIADO

32

MIS METÁFORAS

33

NAPOLEÓN Y JOSEFINA

34

NECESITO

35

NERUDA, NO ESTÁS MUERTO

36

ORGASMO DEL AÑO NUEVO

37

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

38

PADRE, HOY EN TU DÍA, NECESITÉ APOYARME EN TU HOMBRO DE PAN DULCE

39

PARA TODOS, MI PALABRA

40

POBRE ARTISTA

41

POEMA BEIGE - EJERCICIO DE ALITERACIÓN

42

QUIEN SE AFERRA

43

SE ACABAN MIS ENTREMESES

44

SE ACABARON MIS GANAS, SE ACABARON

45

SERENATA

46

SIENDO ALICIA LA ETERNA ENAMORADA

47

SOBRE EL OCÉANO QUE LA VIDA ESCONDE

48

SUEÑO QUE HALAGA

49

TE ANDO BUSCANDO

50

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA

51

UNA MUJER COMPLETA

52

UNO Y OTRO

53

VALLEJO SIGUE GRITANDO

 

PROSA

 

CUENTOS

1

GREGORIANUS

2

LA MAGIA DE BALTASAR

3

SOY PARTÍCULA QUE SUEÑA

 

ENSAYOS

1

MI FÓRMULA ECLÉCTICA DEL CONOCIMIENTO

 

PRÓLOGOS

1

CARMEN SÁNCHEZ CINTAS (SENDA), UN CAMINO VIVIENTE... 

2

MARCO GONZÁLEZ, EL POETA DE LA ADJETIVACIÓN ABUNDANTE Y APASIONADA 

 

NOTAS

1

¿TE PARECE QUE PEPE TIENE LA RAZÓN? ¿HAY QUE APOYARLO?

2

ACERCA DE LOS DONATIVOS MONETARIOS CON ESTE PORTAL

3

AL BORDE DEL ABISMO: ENTREVISTA REALIZADA A MARIO VARGAS LLOSA

4

COMISIÓN EVALUADORA DE TEXTOS Y OTRAS PARTICIPACIONES UHE - SVAI

5

COMUNICADO PÚBLICO

6

DESAHÓGATE: ¿QUÉ ES LO MÁS DECEPCIONANTE QUE TE HA CAUSADO UN AMIGO?

7

EXPO/INDIVIDUAL CULTURAL, EN HOMENAJE AL ARTISTA JUAN HERNÁNDEZ CHILIBERTI

8

FELIZ NAVIDAD - LOS AMAMOS

9

FOTOS - 3ª JORNADA DE PAZ Y 1er CONGRESO INTERNACIONAL DE LA UNIÒN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES

10

HOMENAJE A MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

11

LA TRÁGICA EXPERIENCIA DE UN TURISTA URUGUAYO EN LA VENEZUELA “CHÉVERE”

12

LA VENEZOLANA GLADYS REVILLA PÉREZ CELEBRA SUS 50 AÑOS COMO ESCRITORA Y BAUTIZA SU LIBRO "CAMINO DE BOTALÓN"

13

LO MÁS RELEVANTE DE ESTA SEMANA (TOP) [Y DE CADA SEMANA]

14

LO QUE MÁS AÑORO EN ESTA ÉPOCA

15

LUIS PASTORI DICE ADIÓS A SU RESIDENCIA EN LA TIERRA

16

MENSAJE AL FINAL DE UN AÑO Y AL COMIENZO DE OTRO

17

MUCHO CUIDADO Y PRUDENCIA CUANDO QUERAMOS EJECUTAR NUESTRO "DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

18

NUESTRAS PETICIONES PARA NAVIDAD  Y AÑO NUEVO

19

PRETENDEN CHANTAJEAR A LA ADMINISTRADORA DE ESTE PORTAL

20

SEGÚN LA RAE, LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA RECARGA EL LENGUAJE HACIÉNDOLO IMPRACTICABLE Y RIDÍCULO

21

SÍ, LLORO POR TI ARGENTINA Y POR TI VENEZUELA

PRIMER ENCUENTRO DE ESCRITORES EN EL ARCHIPIÉLAGO

22

UHE ACUERDA REESTRUCTURACIÓN Y CONCURSO DE CREDENCIALES

23

VARGAS LLOSA: GRACIAS A LA OPOSICIÓN, VENEZUELA NO SE HA CONVERTIDO EN UNA SEGUNDA CUBA

 

FORO DE LA DIRECTORA

1

Tema 1. Teoría del Significado SEMIOLOGÍA Y GRAMATOLOGÍA. De Jacques Derrida

2

Tema 2. Teoría del Significado SEMIÓTICA Y COMUNICACIÓN

3

Tema 3. Teoría del Significado FILOSOFÍA DEL LENGUAJE. De Javier Borge

4

Tema 4. Teoría del Significado EL DESARROLLO DE LOS CONCEPTOS CIENTÍFICOS EN LA INFANCIA

5

Tema 5. Teoría del Significado PSICOLOGÍA DEL LENGUAJE

6

7

Tema 6. Teoría del Significado - EL SIGNIFICADO PREVIO A LOS SIGNOS.

REGLAMENTO INTERNO DEL PORTAL SVAI

Google Analytics.
Emoji